La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) evaluó el funcionamiento del Centro de Reinserción Social (CERESO) de Tehuacán y obtuvo la mínima calificación equivalente a 6.63, entre los rubros que se tomaron en cuenta son la atención a personas privadas de la libertad en condiciones de aislamiento, además de deficiencia en los servicios de salud.

De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria emitido a través de la CNDH, el CERESO obtuvo una calificación de 6.63, en la cual se realizaron observaciones como: deficiencia en la separación entre hombres y mujeres, la insuficiencia en programas para la prevención y atención de incidentes violentos e insuficiencia de vías para la remisión de quejas por probables violaciones a los derechos humanos.

Asimismo, se informó que, al llevar a cabo la evaluación, se detectó que existe sobrepoblación, además de que la alimentación no es la adecuada y las condiciones materiales y de higiene de las instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad no son idóneas.

De igual forma se resaltó la falta de capacitación del personal penitenciario, insuficiencia de personal de seguridad y custodia y presencia de actividades ilícitas, además de la deficiente separación entre procesados y sentenciados.

Al respecto, Israel Nasta de la Torre, regidor de Gobernación, reconoció en anteriores años, el CERESO de Tehuacán ha alcanzado la misma calificación, un ejemplo de ello fue la que se le asignó por la misma dependencia en 2018, la que alcanzó el 6.48.

Resaltó que, en convenio con varios municipios de la región, como: Vicente Guerrero, Coxcatlán, San Pablo Zoquitlán, Tepanco de López, Ajalpan, San Sebastián Zinacatepec, San José Miahuatlán, San Francisco Altepexi, San Gabriel Chilac; es que el CERESO de Tehuacán recibe a sus pobladores.