Sábado, 22 de Febrero de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Medios de comunicación y revictimización femenina

Miércoles, Febrero 12, 2020 - 19:42
 
 
   

a forma en la que Ingrid fue asesinada fue horrible, no solo la asesinaron atroz y salvajemente...

La mañana del 10 de Febrero, despertamos con una noticia desgarradora, un nuevo feminicidio en México, el de Ingrid Escamilla, una mujer joven de 25 años cuya vida había sido arrebatada por su pareja a sangre fría. Este brutal asesinato que conmocionó y sacudió a la opinión pública tuvo una característica diferenciadora de otros feminicidios, la forma en la que fue cubierto por muchos, muchísimos medios de comunicación.

La forma en la que Ingrid fue asesinada fue horrible, no solo la asesinaron atroz y salvajemente, sino que elementos de la policía capitalina tomaron fotos de su cuerpo mancillado para “filtrarlas”, la víctima de feminicidio ahora era víctima por segunda vez, pero de servidores públicos que ejercen su labor sin perspectiva de género y que decidieron tomar fotos de la sangrienta escena y de Ingrid, para detonar el morbo. Esta tragedia que duele e indigna no paró ahí, además, Ingrid fue víctima por tercera vez al momento en el que esas fotos llegaron a las redacciones, a los celulares de reporteros, jefes de información, editores etcétera, que decidieron que sería una buena idea compartir las fotos en las primeras planas de sus periódicos, o en las páginas de inicio de sus portales, para vender más, para ganar mas views. Y eso que hicieron se llama Violencia Mediática.

Ingrid no sólo fue víctima de feminicidio, fue revictimizada por los medios de comunicación que almacenaron, reprodujeron y compartieron fotos que la expusieron, la humillaron, y la denigraron, porque aunque ella no se encuentra con vida, tiene derecho a ser recordada íntegramente y no como una forma sin ética de comunicar decidió que fuera recordada.

¿Que si estoy exagerando? Basta googlear el nombre de Ingrid Escamilla, y ver las imágenes que aparecen como producto de esa búsqueda. No es justo para ella, tampoco lo es para su familia, tampoco lo es para NINGUNA víctima de feminicidio.

Las víctimas necesitan un actuar ético de los medios y la sociedad, porque los medios de comunicación cumplen una función primordial en el combate a la violencia y discriminación contra las mujeres, o nos ayudan a combatir estereotipos, comunicando con perspectiva de género, o son responsables de reproducir conductas sexistas, machistas, y misóginas; así como de normalizar la violencia feminicida, dado el alcance que tienen y  su capacidad de amplificación de contenidos.

Lo que los medios propiciaron compartiendo las fotos de Ingrid, fue generar un escarnio público en torno a su muerte, que los prejuicios más arraigados de la sociedad mexicana salieran a flote, que el sistema patriarcal y machista dictara sentencia en torno a su feminicidio, responsabilizándola de su propio asesinato, justificando el crimen de odio del feminicida. Propiciaron que hubiera lucro y morbo con sus fotos, y eso no sólo los hace cómplices sino culpables de que Ingrid haya sido revictimizada.

Hoy más que nunca es indispensable exigir a la autoridad, acciones efectivas para prevenir, combatir y sancionar la violencia contra las mujeres, hoy tenemos que exigir que el delito de feminicidio no desaparezca del código penal, pero que además haya un Código Penal Único para sancionarlo, que las policías, ministerios públicos, peritos, y jueces sean capacitados con perspectiva de género para investigar y juzgar los feminicidios. Es injustificable que solo 1 de cada 5 asesinatos de mujeres sean investigados como feminicidios, teniendo en contexto la ola de violencia contra las mujeres por el simple hecho de ser mujeres, las investigaciones se dan en total discrecionalidad y al final todo termina siendo una decisión política de cuando conviene o no reconocer un feminicidio por el “alto costo democrático” que implica para un gobierno.

Sobre los medios de comunicación, la ley debe ser más severa, y el marco jurídico debe adecuarse; cabe reconocer el muy importante trabajo que en Puebla está haciendo al respecto, la Diputada Rocío García Olmedo, quien presentó una iniciativa de ley para prevenir y eliminar la violencia mediática ante el Congreso del Estado, una ley que hoy más que nunca es urgente, necesaria y que debemos exigirle a todos los diputados voten a favor.

Esta iniciativa busca combatir la promoción del odio y la violencia por medio de la publicación o difusión de mensajes o imágenes que difamen, discriminen, humillen, atenten contra la dignidad de las mujeres o reproduzcan patrones generadores de violencia, a través de los medios de comunicación.

¿Se imaginan si tuviéramos una ley que sancione así de estrictamente la violencia mediática en todo el país? Quizá hoy Ingrid no hubiera sido revictimizada por los medios, hoy la recordaríamos dignamente y no de forma inhumana porque esas fotos no habrían sido publicadas.

Por ella y por todas las víctimas de feminicidios y violencia, la violencia mediática debe ser duramente sancionada. 

Marisol Calva

Twitter: @Marisol_Calva


Semblanza

Marisol Calva

Marisol Calva, Politóloga, Maestra en Gobierno y Administración Pública, Dirigente Estatal del Movimiento PRI.MX Puebla, Ex candidata a Diputada Federal Plurinominal, Consejera Política Estatal y Nacional del PRI.

Ver más +

Encuesta