Las autoridades norteamericanas vincularon al general iraní Qasem Soleimani con la organización criminal mexicana Los Zetas, y afirmaron que en la trama que planearon había terrorismo y narcotráfico.

Estados Unidos acusó al general iraní Qasem Soleimani de haber matado a miles de ciudadanos norteamericanos y lo asesinó durante un bombardeo en el aeropuerto de Bagdad.

Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, aseguró que Los Zetas y gente del general iraní Qasem Soleimani planearon una serie de ataques terroristas destinados a destruir embajadas y asesinar al embajador de Arabia Saudita en territorio estadounidense.

El plan de los terroristas incluía que un experto en bombas de Los Zetas trabajara para las fuerzas Quds y que a cambio se les permitiría que controlarán el mercado del opio.

En su cuenta de Twitter, Mike Pence publicó varios mensajes en los que aseguró que los terroristas y narcotraficantes comenzaron a trabajar en sus planes en 2011.

“(El general iraní) organizó el intento de asesinato contra el embajador saudí en Washington, DC, en 2011, preparando un ataque terrorista en suelo estadunidense”.

Se asegura que la trama es real y que forma parte de las investigaciones norteamericanas. Los agentes detuvieron a un empresario estadunidense-iraní que planeó el asesinato del embajador árabe.

Un agente encubierto se hizo pasar por un sicario de Los Zetas y prometió que a cambio de un millón y medio de dólares prepararía un atentado con un coche-bomba.

Los agentes estadounidenses grabaron las conversaciones entre el empresario y el agente que se hizo pasar por sicario de Los Zetas y cuando el trato se realizó capturaron al empresario.