Donald Trump aseguró que Irán nunca ha ganado una guerra, pero precisó que nunca ha perdido una negociación.

El domingo 29 de diciembre de 2019, las fuerzas norteamericanas bombardearon la franja que divide a Siria de Irak y provocaron la muerte de 25 personas.

En respuesta, miles de manifestantes sitiaron la embajada de Estados Unidos en Irak y le prendieron fuego.

Como represalia por el ataque a su embajada, el gobierno de Estados Unidos ordenó realizar un ataque en el aeropuerto de Bagdad, capital de Irak, en el que murió el general iraní Qasem Soleimani.

Estados Unidos asegura que el general iraní Qasem Soleimani había asesinado a miles de ciudadanos norteamericanos y que tenía planes de continuar asesinando.

El Pentágono afirmó que Estados Unidos seguirá aplicando las medidas necesarias para proteger a sus ciudadanos en cualquier lugar del mundo y afirmó que su respuesta fue para disuadir a los futuros atacantes iraníes.

“Estados Unidos continuará tomando todas las medidas necesarias para proteger a nuestra gente y nuestros intereses en cualquier parte del mundo. (El objetivo era) disuadir futuros planes de ataques iraníes”.

Foto: Twitter @realDonaldTrump