Opinión
Loading...
Loading...

Entre zócalo y el Frente Cívico Nacional

Domingo, Diciembre 5, 2021
Leer más sobre Rodrigo Rosales Escalona
A tres años, López Obrador reunió a sus seguidores ante los embates de una ultraderecha
Periodista y analista político en medios locales y nacional, filósofo, docente en nivel superior, activista social, comprometido con la justicia.
Entre zócalo y el Frente Cívico Nacional

Una vez más, el zócalo se llenó otra vez. Luego de dos años de pausa de eventos masivos, cientos de personas se reunieron para escuchar el balance de los tres años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien ante miles de ciudadanos trazó la ruta que seguirá en la segunda parte de su sexenio. 

Las imágenes fueron iguales a las de hace tres años. Las mismas consignas y también las mismas caras de alegría, aunque ahora con cubrebocas. A decir de la gente, era necesario mostrar fuerza y cariño, aunque la sombra de los pendientes y los retos estén ahí.

Durante dos años, los niveles de popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador fueron sólo tema de encuestas y especulaciones. Hasta ayer, este miércoles la gente salió a demostrar el apoyo al proyecto en el que aún cree. 

Se cumple su tercer año de gobierno, al que enfrenta diversos retos hasta el final de su mandato. Los analistas ven problemas en la economía y en la violencia. En su discurso el Presidente enumeró precisamente los desafíos en estos rubros, al igual que en materia de corrupción, pero enlistó además los proyectos que deparan a su proyecto de gobierno.

En el Canal de las Estrellas, el conductor del programa “Tercer Grado”, René Delgado en donde participan los periodistas Denise Maerker, Leo Zuckermann, Raymundo Riva Palacio, Sergio Sarmiento y Genaro Lozano, se enfocaron a intentar reflexionar sobre qué pasó en el Zócalo. Cada uno buscó dar una respuesta “lógica” a sus interpretaciones siendo Denise, quien planteó que “tiene miedo de aglomeraciones de este tipo, porque conduce a una exaltación impositiva de quien impulsa estas acciones”. Por su parte, Leo Zuckermann se admiró del nivel de concentración masiva en el Zócalo que, para él, el Ejecutivo, con todo y sus problemas, posee capacidad de convocatoria. Sergio Sarmiento, al declararse “liberal” -más bien neoliberal-, López Obrador se concretó a decir mentiras sobre su labor presidencial, así como una persona que es manipulador. En cuanto a Raymundo Riva Palacio fue notorio cómo su rostro se contraía molesto a recuadro, al no aceptar y negar que la presencia social, solamente es un “signo” de no darse cuenta de las debilidades y defectos de este gobierno, así como evidencia y niega honestidad; también coincide que el discurso del Ejecutivo ante las masas, estuvo saturado de mentiras de gobierno.

En los hechos, el discurso del Ejecutivo puntualizó que se avanzó en este tema al considerar la corrupción como delito grave, que se atacó la condonación de impuestos a grandes contribuyentes y que los bancos ya no son beneficiarios. Que la muestra de esto es la construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles y el financiamiento del Tren Maya.

“Con la política de combate a la corrupción y con la política de austeridad republicana hemos ahorrado en los tres años un billón 400 mil millones de pesos. La cancelación de fideicomisos y fondos que se manejaban de manera discrecional, deshonesta y en beneficio de minorías también nos ha permitido liberar más presupuesto en beneficio del pueblo”, expresó.

A la Ciudad de México llegaron cientos de personas del Estado de México, Puebla pero también de Atlixco, Cholula, Huauchinago y otros municipios, así como de más lejos: Veracruz, Chiapas, Quintana Roo y hasta de Macuspana, Tabasco.

En la capital de la República, las columnas ciudadanas iniciaron su llegada desde las 7 de la mañana. Cientos de personas fueron llenando el zócalo. Familias enteras con sus hijos, empuñando banderines con las siglas AMLO, con consignas y palabras de apoyo al Presidente, incluso, con máscaras alusivas al mismo, entre otras manifestaciones.

Denise Maerker aceptó que la conglomeración ciudadana fue totalmente distinta, en comparación a lo acostumbrado en los mítines del priismo, porque los “acarreaban”, bajo batuta de dirigentes en formación cerrada, no así esta vez, donde la ciudadanía llegó como cualquier acto y con entusiasmo.

La explanada mayor se cubrió de banderas blancas con el logro de Morena, otras banderas guindas y algunos, integrantes del Partido del Trabajo (PT), también se hicieron presentes.

Una ciudadanía se expresó con su presencia, confiada y comprometida contra el hartazgo derivado de injusticias, represión, corrupción e impunidad sexenal, siendo así sus opiniones y consignas que lanzaban. Rostros que denotaban alegría y madurez, atentos al momento en que hiciera acto de presencia López Obrador. Entre tanto, en la plataforma participaron diversos grupos musicales, cantando canciones representativas mexicanas con temas y evocando a la Revolución Mexicana, así como baladas emotivas en general.

Al momento en que el Ejecutivo, acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller salen desde Palacio Nacional para dirigirse al templete, de inmediato es aclamado, esperando su saludo de siempre.

Al inicio de su discurso expresó que luego de sus tres años, la nación enfrentó la pandemia y la crisis por la COVID-19, señaló que el país atendió los efectos devastadores de esta contingencia con el desempeño fraterno y ejemplar del personal de salud.  Por ello, anunció que el personal que ingresó temporalmente a trabajar a servicios de salud durante la crisis sanitaria mantendrán su empleo.

Otro de los aspectos que, el mandatario señaló durante su discurso, en materia de salud, es que el tener la vacuna a tiempo ayuda mucho al país. Desarrolló temas sobre cómo se enfrenta a la pandemia y distribución como aplicación de vacunas, reiterando lo anunciado días atrás: un plan general de distribución de medicamentos apoyado por las Fuerzas Armadas para llevar medicinas hasta los lugares más apartados del país, el cual arrancará en enero de 2022.

“El sueño que quiero convertir en realidad es que al final del Gobierno, el sistema de salud pública permita que cualquier persona, sin importar su condición económica, social o cultural, sea atendida como lo merece”, expresó.

Resaltó que México enfrentó la compra de vacunas, muy a pesar de que naciones productoras marginaron su distribución. A su vez, manifestó su confianza en la recaudación fiscal que ha tenido su administración, en el potencial de crecimiento del sector agropecuario, en la afluencia turística y en la ventaja que implicará el T-MEC.

Ponderó la paulatina recuperación de Pemex para ir brindando beneficios a la nación en cada una de sus actividades productivas, enfatizando que se debe llegar a que una vez más, la empresa mexicana sea nacional. Para ello, manifestó que con la nueva reforma constitucional que envió al Congreso se garantizará la soberanía energética al tiempo que se nacionalizará el litio, considerado como el oro blanco por las oportunidades que implica su explotación.

“Como en los mejores tiempos, nos volvemos a concentrar en este Zócalo democrático de la capital de la República. Hoy cumplimos tres años de Gobierno y estamos de pie a pesar de la pandemia que tanto dolor nos ha causado, aunque se precipitó la crisis económica provocada por el neoliberalismo o neoporfirismo, estamos de pie”, dijo el mandatario ante miles de seguidores.

“Los programas de bienestar llegan y se aplican de abajo hacia arriba, no como antes que primero eran los de arriba, porque decían que si llovía fuerte arriba goteaba abajo, como si la riqueza fuese permeable o contagiosa, que se vayan al carajo con ese cuento”, dijo.

Andrés Manuel López Obrador pidió no dejar pasar a la derecha a México y dejar un precedente: la revocación de mandato.

“Si un Presidente no está a la altura del pueblo, ¡para afuera!”, dijo el mandatario ante miles de personas que se reunieron en el Zócalo de la Ciudad de México. Y destacó que el poder sigue siendo del pueblo.

López Obrador declaró que su Gobierno “está de pie” a pesar de la pandemia de COVID-19 durante un evento con más de 100 mil personas para celebrar los primeros tres años de su sexenio.

“Amigas, amigos, como en los mejores tiempos, nos volvemos a concentrar en este Zócalo democrático de la capital de la república. Hoy cumplimos tres años de Gobierno y estamos de pie a pesar de la pandemia que tanto dolor nos ha causado”, manifestó el mandatario.

Por ello, resaltó el apoyo que tiene de la ciudadanía, y preguntó: “¿qué sería de nuestro Gobierno sin el respaldo del pueblo? ¡Qué viva el pueblo de México!”

Los presentes, le manifestaban la consigna de “es un honor estar con Obrador”, hasta el final del acto.

El doctor investigador Lorenzo Meyer, en entrevista en el programa ‘Los Periodistas’ con Álvaro Delgado y Alejando Páez comentó que el Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene el deseo que el proyecto de nación que él emprendió hace tres años continúe, por lo que quien quiera seguir el camino debería de pronunciarse de izquierda consigo mismo y con los demás, al ser cuestionado sobre el discurso del mandatario de este miércoles.

De acuerdo con el investigador de El Colegio de México, el morenista es el primer Presidente que se autodeclara de izquierda desde Adolfo López Mateos, quien gobernó el país entre 1958 y 1964, durante la Guerra Fría.

Sin embargo, el partido oficial es una mezcla de tendencias socialistas y socialdemocráticas “adecuada al siglo XXI y a este momento histórico”.

López Obrador se autodefine de izquierda en un sentido laxo y a la vez muy profundo”, interpretó Meyer. Esta izquierda es una izquierda dentro de lo posible, que busca una utopía en el contexto actual: el Presidente quiere un México sin corrupción, cuando ésta todavía abunda, un país inclusivo y en paz”, indicó el docente. “Hay una visión esperanzadora, positiva”.

Al respecto, los citados integrantes del programa de opinión Tercer Grado, les alarmó que así lo postulara el Ejecutivo, porque crea un ambiente crítico en la nación.

“Hay muchas cosas del pasado que sobreviven. [La izquierda] tiene que convivir con el T-MEC” y la relación con Estados Unidos, puesto que hay muchos elementos humanos y compromisos internacionales y económicos que limitan la ida a la izquierda”, explicó Meyer.

“Cuando dice ‘Primero los pobres’, ahí está lo esencial. En un país que tiene a la mitad de su país clasificada como pobre, dice primero los pobres, que es una contradicción con algo que también dijo hoy, que antes se gobernaba para una minoría y ahora se gobierna para todos. No necesariamente para todos, si es primero los pobres quiere decir que hay grados en la visión de la política” del Presidente, remarcó.

Finalmente, el académico advirtió que, de realizarse la consulta de revocación de mandato en 2022 y ganar nuevamente la aprobación de la mayoría de las y los mexicanos, Andrés Manuel López Obrador lograría “algo rarísimo en la historia del presidencialismo mexicano: un Presidente que en la segunda mitad logra que se reafirme”.

“Si lo logra, va a ser un momento novedoso. Va a haber la posibilidad de una creación neta de poder hecha a base de la figura del Presidente, de su capacidad de liderazgo, de su carisma”, analizó. En este sentido, vio un factor clave que las y los posibles candidatos de Morena rumbo al 2024 no tienen: el carisma y la autoridad personal que proviene de la biografía de 18 años en campaña de López Obrador.

Por otra parte, Fernando Rivera Calderón en su programa que se transmite online en el portal SinEmbargo, documenta que el español Juan Carlos Monedero dijo que es incomprensible que las personas tengan una memoria histórica tan corta, para olvidar a los regímenes fascistas que han desaparecido a cientos de personas, y que vuelvan a votar por gobiernos de ultraderecha. 

Aquí la información:

Ciudad de México, 1 de diciembre (SinEmbargo).- “La extrema derecha es una respuesta al capitalismo en crisis”, dijo Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos, sobre el resurgimiento de este movimiento, durante una charla con Fernando Rivera Calderón, en el programa El Ombligo Cósmico, que se transmite en el canal SinEmbargo Al Aire.

El político español calificó de incomprensible que las personas tengan una memoria histórica tan corta, para olvidar a los regímenes que han desaparecido a cientos de personas, y que por ello vuelvan a votar por gobiernos similares en la actualidad.

Sin embargo, consideró que al estar todos inmersos en el sistema capitalista, del que dijo “sólo ve las situaciones a corto plazo”, movimientos como el de VOX, el Yunque o Donald Trump, que, afirmó, son diversas formas de fascismo, se aprovechan de esta crisis para dar respuestas los ciudadanos que se encuentran inmersos en la incertidumbre.

Monedero parte del proceso electoral en la República de Chile, donde la ultraderecha se enfrenta al pueblo, que hasta el momento, es poca la diferencia en votos, lo que conduce a una revisión electoral.

La ultraderecha mexicana de corte fascista, por más que intenta mantener su postura de negar y cuestionar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, acusando de que es un populismo cargado de errores y de conducir al país a una profunda crisis en todos los sentidos.

Asimismo, esta ultraderecha está encabezada por Claudio X González y Gustavo de Hoyos, mismos que compraron al PRI con Alejandro Moreno Cárdenas, el PAN con Marko Cortés y el PRD con Jesús Zambrano, un partido bisagra, que en conjuto se inician con el nombre de Sí por México, para darle otra designación de Vamos por México.

Entre sus entramados por influir o manipular a sectores sociales, movilizan diversas organizaciones de derecha, resaltando al Yunque, FRENAA (por cierto, un poblano del Yunque, mediante un escrito publicado, pretendió justificar a esta organización derechista), entre otras más que, según estos, “cuentan con miles de ciudadanos que los apoyan”.

Luego de sus continuas derrotas electorales, los dirigentes, que no líderes, de los tres partidos siervos, son rebasados y denunciados por la ciudadanía que los encuentra tal como son desde su origen. Su ánimo está en el 2022, 2023 y 2024, donde procesos electorales los anima a derrotar a AMLO.

Tal es su caminar, que se hacen aliados a una organización fascista española como Vox, y ahora, Mister X. González, hace nacer otro grupo denominado Frente Cívico Nacional (FCN), dizque con carácter netamente “democrático”, para chocar contra el actual gobierno.

La presencia masiva ciudadana en el Zócalo de la Ciudad de México, más miles más que no pudieron llegar, es una muestra de que sus “frentes” son de papel carbón, en el entendido de que no representan el clamor social.

[email protected]

Vistas: 260

Loadind...