Los contadores deberán reportar al Servicio de Administración Tributaria (SAT) incumplimientos de las empresas que auditan y que tengan ingresos de mil 650 millones de pesos anuales o más, y de no hacerlo enfrentarán hasta 6 años de cárcel.

Aunque la propuesta original fue modificada, eliminando la obligatoriedad de identificar un delito fiscal y clasificarlo, quedó la imposición de reportar incumplimientos detectados en declaraciones fiscales, pese a que estos no son delitos y pueden ser corregidos en plazos determinados, señaló  Diamantina Perales, presidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

La obligación todavía será discutida en el Senado en los próximos días, pero en lo aprobado por los diputados no se detalla bajo qué normas deberá ser reportado.

De acuerdo con Perales, los contadores y auditores operan bajo las normas de auditoría, algo que en la propuesta no se puntualiza y deja en ambigüedad la responsabilidad de los contadores.

Por su parte, David Nieto, presidente de la comisión representativa ante las administraciones generales de fiscalización del SAT del IMCP, sostuvo que los contadores están obligados a revelar, según la normatividad y el propio Código Fiscal, un presunto incumplimiento, pero se trata actualmente de revelación sin el riesgo potencial de sanciones y en la nueva propuesta la sanción sería la cárcel, según información del periódico Reforma.