Ciudadanos que conforman el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua en municipios de la zona conurbada de Puebla expusieron que el socavón de Juan C. Bonilla fue producto de la explotación de mantos acuíferos por parte de las industrias y no una falla geológica como se ha expuesto en diferentes ocasiones.

A través de una manta responsabilizaron a la embotelladora Bonafont, al corredor Industrial C.D Textil Huejotzingo, a una granja porcina, al gasoducto Morelos y al Parque Industrial Mercatus por la explotación excesiva de este recurso natural en el municipio.

Se quejaron por la falta de regulación de estas empresas en la región, donde se ubican municipios como Juan C. Bonilla, Huejotzingo, San Andrés Cholula, entre otros, pues señalan que, al estar alejadas de la zona urbana, la devastación que realizan de los recursos no es vigilada de manera constante por las autoridades correspondientes.

Roberto, uno de los afectados, señaló que esta situación para ellos simboliza un desastre, que ha cambiado la vida cotidiana para quienes tienen sus propiedades ahí, ante el temor de que la calidad del subsuelo siga siendo afectada por la actividad industrial.

Por esto solicitaron al gobierno del Estado, encabezado por Luis Miguel Barbosa Huerta, que los haga participes de las reuniones en donde los expertos aclaran el origen y las consecuencias de este socavón, pues esperan contar con la mayor información posible para evitar una tragedia.

“Desde que apareció este hundimiento vivimos con el temor de que esto sea una bomba de tiempo para que más familias se vean afectadas, no sabemos que se ha investigado sobre el gasoducto Morelos y eso nos lleva a pensar que el gobierno nos oculta algo que podría salvarnos la vida”.

Agregaron que lo que para muchos representa un atractivo turístico, para otros representa el miedo a perder su tierra, porque sin duda: “es una manifestación de la naturaleza que reclama su lugar”.