Durante los últimos cinco años el CERESO de Tehuacán ha sido evaluado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), con la mínima calificación y aunque han intentado solventar las observaciones emitidas, cada año la calificación no pasa de 6.48.

Israel Nasta de Torre informó que en lo va de la presente administración, 2018-2021, no han alcanzado el 7, sin embargo, desde anteriores gobiernos, la evaluación ha sido similar, porcentaje que comparten con demás centros penitenciarios del estado.

Mencionó que recientemente, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), dio a conocer el resultado de la última evaluación, la cual fue de 6.63, en la cual se calificaron varios aspectos y las observaciones fueron varias que ya se habían realizado en anteriores años.

Nasta de la Torre explicó que una de esas observaciones fue la ineficiencia en los servicios de salud para atención a los internos, lo cual, siempre se ha tratado de mantener por los menos dos médicos al interior del CERESO.

En cuanto al personal de custodios, dijo que también se intenta capacitarlos y que haya más elementos de los que se han tenido e diferentes administraciones, sin embargo, es difícil porque varios se dan de baja voluntariamente, no solo en el Centro de Reinserción Social (Cereso), sino en el área de Seguridad Pública en general.

Otro de los aspectos que les fueron evaluados fue la sobrepoblación, situación que también se ha intentado controlar, pero también es difícil, ya que en penal de Tehuacán recibe a personas de varios municipios de la región, como de Vicente Guerrero, Coxcatlán, San Pablo Zoquitlán, Coyomepan, San Sebastián Tlacotepec, San Sebastián Zinacatepec, Ajalapan, Altepexi, San Gabriel Chilac, Tepanco de López, y otros; algunos son enviados a otros centros, pero ni así es suficiente, pues el número de presos los rebasa.