Tal como se esperaba de un partido de este nivel (y en lo que fue la repetición de la final de la temporada pasada), Bayern de Múnich y Paris Saint-Germain ofrecieron un buen encuentro de cuartos de final con el show de individualidades y paradas de primera categoría que permitieron a la visita ganar 2-3 al vigente campeón de la UEFA Champions League.

La fuerte y extraña nevada que sorprende en pleno abril a Alemania maquilló el espectáculo del Bayern, quien desplegó el guión esperado lleno de dominio, contundencia y riesgo, aunque el PSG supo manejar este escenario que interpretó a la perfección.

Los dirigidos por Mauricio Pochettino se pusieron rápidamente 2-0 por delante gracias a Kylian Mbappé (minuto 3) y Marquinhos (28), aunque Bayern supo igualar la situación con dos tantos de cabeza cortesía del antiguo parisino Eric Choupo-Mouting (37) y Thomas Müller (60).

Choupo-Mouting, hasta el curso pasado en el PSG y habitual suplente del ausente Robert Lewandowski, apareció para calmar las aguas y acercar al vigente campeón para rematar desde el punto penal, donde remató de cabeza el 1-2.

A la hora de juego, Müller emuló a su compañero e hizo el 2-2, de nuevo tras un excelente balón puesto por Joshua Kimmich. Ya con el empate, los bávaros dominaban el juego, pero dejaron de llegar con tanta frecuencia al área de Navas.

Para finiquitar, nuevamente Neymar encontró a un Mbappé que continuó su exhibición desde que comenzó la hora de la verdad en Champions. El prodigio del futbol francés recibió al espacio, tuvo la sangre fría para encontrar el hueco ante Jerome Boateng y fusiló por el palo corto a Neuer.

Foto: Twitter