Reducir montos y pago de servicio de deuda a los países más pobres del mundo, planteó el presidente Andrés Manuel López Obrador, ante líderes del G20, que agrupa a jefes de Estado de las economías más importantes a nivel global.

En  Cumbre Virtual, el presidente de México señaló que también es necesario garantizar que los países de ingresos medios puedan tener acceso a créditos con tasas de interés equivalentes a las de países desarrollados.

El mandatario mexicano señaló que sólo así podrán hacer frente a la crisis económica mundial provocada por la pandemia de Covid-19.

 “Espero que seamos capaces de dejar en la historia un ejemplo de cómo hacer frente a una amenaza sanitaria mundial y a una grave crisis económica mediante la aplicación del principio de la fraternidad universal”, dijo en su discurso.

El presidente también recordó que en la estrategia para enfrentar la crisis económica México no contrató deuda, pero la consecuente pérdida de riqueza elevó la deuda pública del país de 44.8 a 51.1% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

“Esto mismo ha sucedido en todo el mundo; la deuda creció a partir de la pandemia, en un promedio de 20% y si no abordamos este asunto desde ahora, en el futuro se va a convertir en otra amenaza para la estabilidad económica y el bienestar social”.

El presidente López Obrador reiteró que para México fue útil abandonar las recetas económicas aplicadas durante el periodo neoliberal, empezando por desechar la estrategia de endeudar al pueblo para rescatar a los de arriba.