Con la caída del 60 por ciento de las ventas en la industria de alimentos preparados, alrededor de 155 restaurantes afiliados a diferentes organizaciones y 100 más que trabajan de forma independiente, se han visto orillados a cerrar sus puertas, ya sea de forma definitiva o temporal, al menos hasta que la crisis económica mejore.

Esta situación dejaría sin trabajo a por lo menos 5 mil personas, de forma directa o indirecta, pues no solamente se encuentra el personal operativo como cocineros, meseros o garroteros, sino que además existen repartidores, proveedores y hasta valets parking que quedarían sin una fuente de trabajo.

Aunque la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) y la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios A.C. (Aprepsac) reportaron que en conjunto 155 de sus agremiados ya han cerrado o están a punto de hacerlo por la falta de clientes, también existe un universo de negocios independientes en las mismas condiciones.

Negocios de la Aprepsac dan sus últimos respiros

Apenas ayer la Aprepsac dio a conocer que 30 de sus agremiados ya habían cerrado o estaban listos para hacerlo debido a la falta de liquidez para seguir manteniendo sus locales. Entre la lista destacaban locales como "Solo Veracruz es Bello" del Zócalo de Puebla o "Chimichurri" de la Avenida Juárez.

En el primero de los casos este medio acudió a buscar una postura por parte de la administración del lugar pero en ese momento no se encontraba el encargado, aunque sí se pudo constatar la presencia de un reducido número de trabajadores para atender la baja clientela que tiene este y otros restaurantes de la zona.

En el caso de "Chimichurri" su cierre se anunció desde el pasado mes de agosto junto con otros negocios como "El Portón" de la Avenida Juárez, sin embargo en el lugar se puede ver que ya no hay servicio pero sí personal de mantenimiento realizando reacomodo de mobiliario.

Otros negocios que fueron citados por la Aprepsac fue "La Choza del Pescador", sin embargo en este caso se pudo comprobar que al menos la sucursal de Bella Vista continúa operando, aunque con muy baja afluencia de clientes, mientras que la del Bulevar Atlixco ya está cerrada.

Canirac tiene a 125 en la lista roja

Otra de las organizaciones más importantes del sector restaruantero es la Canirac. En este caso la presidenta Olga Méndez Juárez se ha reservado los nombres de los locales agremiados que han bajado la cortina, no obstante algunos casos se han hecho públicos como ocurrió en el restaurante Burger King de la Calzada Ignacio Zaragoza.

Según las estimaciones de la Canirac, se trata de 125 restaurantes que ya cerraron o están por cerrar a causa de los bajos ingresos. De forma extraoficial se habla de que esto dejaría afectaciones a poco más de 4 mil empleados, directos o indirectos.

Muchos de los negocios que ya han bajado su cortina se pueden ver en los principales corredores gastronómicos como la Avenida JuárezHuexotitla y La Paz. Este medio realizó un recorrido en estas zonas desde junio pasado y se pudieron confirmar cierres de lugares como "Allegue", "Punta del Cielo", "Los Cochinitos", entre otros.

Restaurantes independientes también han cerrado

Lejos de las estadísticas de estas organizaciones también existe un grupo de negocios que no están afiliados a ningún grupo pero que han sufrido los estragos de la pandemia, tal como fondas, pequeños locales de comida rápida, taquerías, entre otros.

De acuerdo con empresarios del sector restaurantero, estos lugares cerraron principalmente desde abril y mayo pasado cuando comenzaron a resentir el cierre de escuelas pues era en los estudiantes donde este tipo de negocios tenían su principal fuente de ingresos.

A groso modo y sin una estadística oficial, los empresarios presumen que al menos 100 negocios de este tipo cerraron desde esos meses y los que aún sobreviven es gracias a que violaron las disposiciones sanitarias y abrieron de forma clandestina durante el confinamiento, pues de lo contrario habrían corrido con la misma suerte.