La crisis del sector servicios por la pandemia del Covid-19 ha llevado a cientos de restaurantes y bares a suspender sus actividades, pero la falta de ingresos por más de tres meses ha provocado que decenas de ellos ya no vuelvan a abrir, por lo que ahora los locales lucen vacíos y en proceso de arrendamiento, principalmente en la colonia La Paz y la Avenida Juárez.

A través de un recorrido realizado por e-consulta se pudo constatar que sitios de restaurantes y bares ya lucen desmantelados al no logar pagar rentas y nómina sin tener ingresos.

Uno de estos locales es el Wiking-Wings, ubicado en la calle Chingnahuapan número 11 casi esquina con Tepeyahualco, en la colonia La Paz, el cual de ocupar un local de dos pisos, actualmente se encuentra ya sin mobiliario.

En la misma situación se encuentra Torito sucursal La Paz, un restaurante-bar que estaba situado en el número 108-A de la calle Teziutlán Sur, entre las calles Tecamachalco y Necaxa, donde el local que ocupaba ahora está desocupado y con todos sus anuncios desmontados.

 

Este restaurante-bar se encontraba instalado en un complejo de locales que ahora ya está vacío. Junto con Torito cerró el restaurante Los Cochinitos El Mayab; un gimnasio; otro bar de nombre Green; así como local de productos orgánicos con razón social Kua Organic.

A tan sólo unas calles, sobre la misma calle Teziutlán Sur pero en el número 87, el restaurante La Dictadura que apenas en diciembre pasado fue inaugurado, no logró mantenerse y ahora la propiedad que lo albergaba ya se encuentra disponible para arrendamiento.

 

Los restaurantes y bares en la calle Teziutlán Sur de La Paz que desaparecieron con la pandemia suman al menos dos más, con Bourbon St., que se ubicaba en el número 52-A, así como el restaurante Mi Rico Oaxaca, en la esquina de la calle Ixcaquixtla, de los cuales ya solo quedan algunos letreros y encima una lona con el anuncio de "Se Renta".

Otro local más que se encuentra disponible es el del número 46 de la avenida Teziutlán Norte, donde estaba la Cantina Premium La N1 Nabuccos, de la cual solo quedan algunas calcomanías pero ya nada de mobiliario.

 

La Juárez tampoco se salva

Los restaurantes en la Avenida Juárez no han quedado ajenos de esta situación y al menos tres establecimientos han vaciado sus locales mientras que otros buscan sobrevivir con servicio para llevar, aunque la afluencia de clientes sea mínima.

Uno de ellos es el antro con razón social Bambukos, el cual se encuentra cerrado y aunque aún es visible algo de mobiliario, ya luce lonas con el anuncio de "se renta".

A su vez uno de los locales de las cafeterías Punta del Cielo ha cerrado sus puertas en la Avenida Juárez 2302-A, esquina con la 23 Sur.

Asimismo el restaurante-bar con razón social Vetz Gastropub en la Avenida Juárez número 1914-B tuvo que cerrar sus puertas, dejando un local más disponible en esta importante zona comercial de la capital poblana.

 

Los números de la industria restaurantera

La industria restaurantera ha sido una de las más afectadas por la parálisis de operaciones de más de cien días provocada por la pandemia del Covid-19. Según cifras de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), más de 90 restaurantes en Puebla cerrarán sus puertas definitivamente.

Aunque si bien la industria buscó maneras de subsistir al confinamiento y distanciamiento social como la venta de comida para llevar a través de las aplicaciones como Uber Eats y Rappi, sin embargo no todos pudieron continuar con esta está actividad por la dificultad de la logística y las altas comisiones.

Cabe señalar que las autoridades estatales han restringido el reinicio de operaciones de los restaurantes con servicio a la mesa hasta que el semáforo epidemiológico pase de rojo a naranja, pues según el último informe de la Secretaría de Salud federal, en Puebla hasta el sábado por la noche ya había 1 mil 181 muertes por Covid-19.