Puede haber quien las ame o quien simplemente pase de ellas, pero lo cierto es que las papas fritas son casi irresistibles cuando vienen de una cadena comercial de garantía y con buena presentación.

Tal vez eso no sea un secreto, pero, ¿sabes en realidad por qué son tan adictivas y casi siempre se terminan en las reuniones?

Aunque muchos piensen que se trata de la sal, la realidad no es esa. Este producto contiene un ingrediente secreto que las hace casi irresistibles y adictivas, aunque muy pocos saben de qué se trata. En caso de que seas un curioso o curiosa te recomendamos seguir leyendo esta colaboración.

 

Historia con altura

Para revelar esto debemos trasladarnos a la década de los cincuenta, con una de las compañías más grandes de comida rápida que seguramente conoces: nada menos que Mc Donalds.

Esta cadena usaba aceite vegetal para preparar sus papas fritas, pero luego de atravesar por una crisis financiera, la compañía dejó de pagar el equipo necesario para hidrogenar el aceite, por lo que el proveedor creó una mezcla de aceite con grasa para res para intentar sustituir el aceite.

Naturalmente, el tiempo siguió su curso y el éxito de las papas fue evidente, por lo que distintas cadenas de comida rápida copiaron esta receta para hacer más delirantes sus papas fritas.

Esta fórmula de éxito no duró tanto debido a que las autoridades de salud decidieron que la cantidad de grasa utilizada en las papas era muy mala, así Mc Donalds decidió seguir los protocolos indicados y crear un producto que les ayudase a mantener el mismo sabor en sus papas, por lo que agregaron al aceite vegetal un sabor de carne natural.

 

¿En qué consiste el ingrediente?

Para que lo tengas más claro, este “ingrediente secreto” no es más que la mezcla entre trigo y leche hidrolizada, mismos que le aportan un sabor irresistible que es el verdadero responsable de hacer tan adictiva esta botana.

Foto: Captura de pantalla de YouTube