Víctor Manuel Toledo Manzur dijo que renunció a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), debido a su edad y cardiopatía, por la pandemia del Covid, y por la “alta conflictividad social y ambiental que se debe enfrentar desde la Semarnat”, pero adelantó que, en los próximos días, el presidente Andrés Manuel López Obrador emitirá un decreto para la prohibición gradual del glifosato y de otros 80 plaguicidas “altamente peligrosos”.

En un video difundido en sus redes sociales,

El presidente López Obrador aseguró que la salida de Toledo Manzur se dio sin rupturas y en completa armonía.

A través de un video difundido en sus redes sociales, el mandatario dijo que “hoy por la mañana, estamos ya formalizando cambios en el gobierno. Me presentó y acepté la renuncia -no con mucho gusto- de Víctor Manuel Toledo como secretario de Medio Ambiente. Víctor me dio sus razones porque ya no puede continuar con el encargo de ser secretario de Medio Ambiente. Por esa razón tomé la decisión de nombrar a María Luisa Albores, que es también ambientalista. María Luisa me viene ayudando como secretaría de Bienestar, pasa ahora a ser secretaria de Medio Ambiente y para sustituir a María Luisa va a ascender Javier May, que estaba como subsecretario de Bienestar”.

Toledo Manzur adelantó que retornará a sus actividades académicas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “solo regresó a mi trinchera la de siempre, que es la ecología política”.

“Soy el primero en lamentar esta situación, pero esta fue una decisión mía y de mí familia exenta de cualquier implicación política. Cuatro elementos se conjuraron:  mis casi 75 años, una cardiopatía de más de una década que se estuvo complicando y resolviendo, la amenazada de la pandemia, y una alta conflictividad social y ambiental que se debe enfrentar desde la Secretaría de Medio Ambiente”, dijo el exsecretario, según reseña del diario El Universal.

Toledo adelantó que el presidente López Obrador publicará en los próximos días un decreto sobre la prohibición del maíz transgénico y gradual del glifosato “al que deben de seguir otros 80 plaguicidas más, altamente peligroso, prohibidos en innumerables países, que marcará un parteaguas en la historia ambiental del país”.