Con el asesinato de un agente ministerial el viernes por la madrugada en el municipio de Chignahuapan, el estado de Puebla ya suma 13 muertes de policías en servicio durante este 2020.

Según el reporte de la organización Causa en Común, hasta el 31 de julio de este año en el estado fallecieron en servicio 12 agentes de diversas corporaciones, en hechos como emboscadas o enfrentamientos con grupos delincuenciales.

Antes del 28 de agosto, en la entidad no se había registrado el deceso de algún uniformado desde el 26 de junio, cuando Javier Santos, policía municipal de Zacapoaxtla fue asesinado en su hogar en las primeras horas de ese día.

De igual manera, sobresale que el hecho delictivo ocurrido este viernes es cuando menos el séptimo ataque directo contra cuerpos policiales en el que pierde la vida un uniformado.

Además, es el primero en lo que va del año en registrarse en un municipio de la sierra norte del estado.

La numeralia ofrecida por Causa en Común indica que el área metropolitana del estado se mantiene como una de las menos violentas en ese sentido, al solamente registrar un crimen desde este enero en el municipio de Amozoc.