Bancos y supermercados de la ciudad de Puebla tienen complicaciones para aplicar la "sana distancia”, medida preventiva ante el Covid-19.

En un recorrido realizado por e-consulta este jueves 26 de marzo, se pudo constatar que en bancos del área de Plaza Dorada y algunos del Centro Histórico la "sana distancia" de 1.5 metros entre las personas, no se respeta, pues aunque la afluencia ha disminuido, aún hay gente que tiene necesidad de realizar pagos o cobrar depósitos.

En el Banamex de Avenida Reforma se pudo ver que una fila de aproximadamente 10 personas esperando su turno en un espacio no mayor a 6 metros, debido a que una de las medidas en este lugar fue no permitir el paso de más de 10 personas por turno dentro de la sucursal.

Lo mismo ocurre en los supermercados, los cuales tampoco se han visto exentos de la disminución en la clientela, sin que esto impida que en la fila de cada caja haya un promedio de cuatro a cinco personas que no guardan la sana distancia de 1.5 metros.

Los centros comerciales con más afluencia fueron Bodega Aurrerá sucursal Capu, Walmart Las Ánimas y Sam's Capu, que mantienen sus servicios de forma normal.

Transporte y mercados, tienen aglomeraciones

Otro espacio en el que se pudo ver que no se aplica la "sana distancia" son los mercados populares y la Central de Abasto, donde si bien la afluencia es menor, aún hay mucha gente que acude a estos lugares a comprar los suministros básicos para las familias y para comercios de abarrotes.

Uno de estos casos es el Mercado Hidalgo, donde se pudo ver que en el estacionamiento se ofrece gel antibacterial a las personas que llegan a comprar, misma situación que en los locales, lo que no impide que en los pasillos haya una importante concentración de personas por metro cuadrado.

Lo mismo ocurre en el sistema de transporte colectivo en general, donde a pesar de que esta semana algunas rutas iniciaron con estrategia de limpieza y sanitización de las unidades, no se regula el distanciamiento social entre los pasajeros.

Esta situación fue posible verla en las diferentes rutas del transporte colectivo que bajan por la 10 Poniente-Oriente, con menos usuarios que lo habitual  pero suficientes para que algunas vagonetas vayan a su capacidad máxima y sin espacio entre los usuarios.

Lo mismo ocurre con la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA) en las horas pico, donde no es posible aplicar la "sana distancia", ante la gran demanda de usuarios pese a que no hay clases y muchas empresas ya suspendieron sus actividades.

Por parte de RUTA se han aplicado medidas como la difusión de las medidas de prevención ante la contingencia, pero también la limpieza de estaciones con agua y cloro, así como la sanitización de las unidades antes de empezar el derrotero.