Por negligencia y omisiones en plena contingencia sanitaria por el virus Covid-19, integrantes del Observatorio Laboral Poblano exigieron la renuncia de la delegada del IMSS en Puebla, Aurora Treviño García, a quien además acusaron de intimidar al personal que demanda mejores condiciones laborales.

Los inconformes anunciaron que el lunes tomará las instalaciones de la delegación estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ubicada junto a la clínica de San José, para exigir la remoción de la funcionaria designada a mediados de enero.

En rueda de prensa este domingo, señalaron que mediante testimonios y quejas el personal ha acusado de omisa a la delegada, pues a pesar de la contingencia sanitaria no tomado medidas para evitar la propagación de Covid-19.

Marco Mazatle Rojas e Irene Herrera Delgado denunciaron indiferencia por parte del instituto, ya que al menos 2 mil personas, que conforman el personal de base, carece de protección mínima y, por supuesto, de especializada.

Reportaron que ni cubrebocas o gel antibacterial se ha otorgado a médicos y enfermeros en los hospitales, además de que no se ha hecho nada ante la concentración permanente de personas que existe debido a la sobre saturación de los nosocomios.

Los quejosos afirmaron que incluso falta jabón, cloro e insumos de limpieza, debido a que en los días recientes se ha ocupado lo que quedaba en los almacenes.

A esto agregaron el desabasto de medicamentos, la falta de equipo y de personal médico, así como de facilidades para los sectores más vulnerables ante el virus.

Exigen aislamiento de embarazadas

Herrera Delgado enfatizó que a la fecha continúan laborando personas mayores de 60 años, embarazadas y personas con enfermedades degenerativas, a pesar de que son los más vulnerables ante el coronavirus.

Por ello exigió al IMSS que los empleados con estas características sean enviados a sus casas para estar en aislamiento con goce de sueldo.

Acusan represión contra el personal

Herrera Delgado también acusó a Treviño García de intimidar al personal que la semana pasada protestó en Tehuacán exigiendo mejores condiciones laborales y medidas ante el Covid-19.

Sostuvo que el sábado los manifestantes fueron advertidos de represalias y despidos por parar labores en el hospital número 15, además de que la misma amenaza se ha circulado al personal de todo el estado para evitar más protestas.

Hilario Gallegos Gómez, miembro de la organización Ruta 5, se sumó a la denuncia y exigió la intervención del gobierno federal y del estado, para tomar medidas que mitiguen la posible propagación del nuevo coronavirus.

Pidió además hacer algo ante la concentración de personas en todos los hospitales del estado, pues enfatizó que existe gran afluencia de personas que están al pendiente de sus enfermos dentro y fuera de los establecimientos, pero esto debe ser regulado para evitar contagios.