Tras registrarse en Puebla las primeras compras de pánico y cierres de establecimientos por el coronavirus, en mercados populares de la ciudad piden se les considere como alternativas seguras y con abasto suficiente.

Dirigentes de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA) 28 de Octubre y de la Federación de Comerciantes Gustavo Díaz Ordaz con presencia en todos los mercados de la ciudad, coincidieron en la necesidad de no dejar que estos espacios caigan en cuarentena.

En el caso de la UPVA, explicó Rita Amador, desde que el año pasado se desviaron rutas de transporte de mercados como el Hidalgo, disminuyó la venta en un 20 por ciento y así se han mantenido pese a la contingencia de salud de los últimos días.

Al ser los espacios en los que ellos tienen presencia, mercados de apoyo, el ayuntamiento no tiene la misma injerencia en su administración.

Sin embargo de manera interna

Por propia iniciativa han decidido colocar gel con alcohol en los puestos, incrementar acciones de limpieza e informar a la clientela sobre las medidas de prevención con carteles.

En el caso de la federación, que tiene presencia en casi todos los mercados municipales, explicó Jorge Díaz que sí vieron una disminución de ventas de hasta 50 por ciento en una semana.

Aunque cuentan con todo tipo de productos, detalló, las compras que regularmente se hacen de diario, espaciaron a cada tres o cuatro días.

En los espacios en los que ellos tienen presencia sí hay administración municipal y desde ayer cuentan con carteles de medidas sanitarias que colocó el ayuntamiento.

Por iniciativa de los locatarios también han decidido incrementar acciones de higiene e incluso lavados generales de sus instalaciones, como el programado para esta tarde en el mercado de El Cuexcomate, de La Libertad.

Otros centros de abasto que hasta hoy mantienen actividades, aunque con el llamado a que asista un integrante por familia y que se mantenga distancia, son la Central de Abasto y el tianguis de San Martín Texmelucan.