¿Y el bautizo del niño?

Miércoles, Julio 28, 2021 - 15:15

Muchas personas no se han vacunado y otras no quieren vacunarse, seguimos en la incertidumbre

Periodista egresada de la UNAM, especializada en política, derechos humanos, religión y migración, con artículos publicados en revistas y diversos medios nacionales. Doctora en Sociología por el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP.     .

Cuando llegó la pandemia por Covid-19 a México por ahí de marzo de 2020, nadie pudo imaginar que estaríamos casi año y medio después en una tercera ola con un creciente número de contagios y batallando con miles de personas que no quieren vacunarse. Justo estaba pensando en eso cuando me llamó mi sobrina para invitarme al bautizo de su hijo.

Le pregunté si no pensaba que sería riesgoso y entonces comenzó a narrarme lo que ha padecido una madre primeriza con un pequeñín que no conoce a su familia y que ha permanecido sin contacto, prácticamente con el mundo exterior.

“Me han pasado muchas cosas tía. Me embaracé en 2019 y mi hijo nació en plena pandemia, en el mes de julio de 2020. No pude tener sesión de fotos ni baby shower. Mi hermana se enfermó gravemente y entré en pánico.

Me encerré como paranoica los últimos meses del embarazo. Me la pasaba viendo los reportes del subsecretario López-Gatell, advirtiendo cómo subían a diario las cifras de contagios de muertos. En medio de esa conmoción nació Matías. En el hospital sólo estuvimos mi esposo y yo, y todo era muy extraño; las enfermeras y los médicos salían a toda velocidad, le daba de comer rápido al recién nacido y sin mayor trámite al segundo día nos mandaron a casa.

El bebé nació un sábado y el domingo salimos con cubrebocas, con miedo. Vimos unas cuántas caras y eso fue todo.

Al llegar a casa, se supone que mis hermanos y mis papás me harían una pequeña recepción, pero mi papá ya estaba contagiado, y no sólo no hubo celebración. Mis hermanos tuvieron que cuidar a mi padre quien se puso grave. ¿Y qué pasó? Pues que me puse más paranoica, encerrada, dedicada al cuidado del bebé.

“Yo ahora veo que Matías se comporta diferente a los niños con los que conviví hasta antes de la pandemia. Es muy extraño para él tener contacto con gente desconocida. A lo largo de su año de vida sólo ha estado conmigo, con mi esposo y con mis hermanos. Tiene un comportamiento distinto al de los bebés prepandemia. Se nota que no ve gente.”

He estado postergando el tema del bautizo prácticamente desde que nació porque mis padres y mis hermanos quedaron asustados con los contagios.

Hace un mes cuando casi todo el país fue declarado en semáforo verde organizamos un pequeño festejo en un jardín, con poquitísimos invitados, pero luego anunciaron crecimiento de contagios por la presencia de la variante Delta.

Así las cosas, yo he decidido seguir con la organización del bautizo, estamos conscientes de la responsabilidad que conlleva todo. Será en un jardín y con mesas muy separadas. Ya mis papás y mis hermanos y casi todos tenemos las vacunas Covid. Creo que es hora de que mi familia conozca a Matías. No sabemos cuánto tiempo más pasará con nuevas variantes y con el Covid en nuestras vidas. Año y cuatro meses de encierro ya comienza a pesarnos…”

Después de escuchar todo eso, le confirmé a mi sobrina mi asistencia. Todos en casa estamos vacunados y hay que ser realistas. No sabemos cuánto más dudará esta pandemia. En todos estos meses aprendimos a distanciarnos, a lavarnos las manos continuamente y a usar el cubrebocas.

A estas alturas, se sabe que la bendita vacunación cambió el rostro de la pandemia. Resulta que con la variante Delta, ahora son los jóvenes y las personas que no se han vacunado uno de los principales focos de preocupación.

La tercera ola de contagios de Covid vino con menos muertes que la primera y la segunda ola. Desde hace unas dos semanas, el porcentaje de personas que fallecen después de contagiarse de Covid bajó a 1.9 por ciento, contra el 22 por ciento que tuvimos en los primeros meses. La bendita vacuna, como la calificó el presidente, Andrés Manuel López Obrador, está resultando ser efectiva.

México ha aplicado 60.8 millones de dosis, pero solo 24 millones de habitantes han recibido un esquema completo, es decir, están completamente protegidos, según la última actualización presentada por las autoridades de Salud.

De acuerdo con las cifras oficiales, las defunciones bajaron hasta un 87 por ciento comparadas con la ola de contagios registrada a principios de 2021.

Esto significa que la probabilidad de que las personas enfermas terminen graves o que fallezcan se ha reducido sustancialmente. No hay escenas de hospitales llenos y búsqueda irrefrenable de tanques de oxígeno. Sin embargo, no podemos bajar la guardia.

Y ya estaba yo pensando en el bautizo de Matías cuando mi sobrina volvió a marcar para decirme que quizás posterguen el festejo… muchas personas no se han vacunado y otras tantas no quieren vacunarse. Así las cosas, seguimos en la incertidumbre.

Si quiere contarme algo, póngase en contacto conmigo. Me interesa su opinión norcudi@gmail.com