Actos que caracterizan al gobierno barbosista

Viernes, Febrero 19, 2021 - 12:46

Se trata de crear en la población una visión precisa de la problemática que vivimos

Es un estudioso de la realidad nacional y es líder de Antorcha en la región de Izúcar de Matamoros. Actualmente, es diputado federal. 

Entre la población existe una verdadera y justificada inconformidad contra la forma de gobierno que está ejerciendo Luis Miguel Barbosa al frente de los destinos del estado de Puebla; y que, de la manera más obsequiosa, algunos medios de comunicación y comunicadores tratan de ocultar al público lector u oyente, la cruda y cierta realidad que vive el estado y la pésima actuación de los funcionarios. De ahí la necesidad de tratar de que se conozcan, más ampliamente, las notas periodísticas que cubren los pocos diarios o semanarios honestos que aún quedan para tratar de crear en la población una visión más precisa y exacta de la problemática política, social y económica que vivimos y de la actitud que debemos adoptar para remediar estos males.

La revista buzos de la noticia, en reportaje de Karen Santos, titulado “El Covid-19 agudiza el desempleo en Puebla”, dice: “Al terminar 2020, la entidad poblana registró finalmente una tasa de desocupación del 4.6%, cuando en México, el promedio de la desocupación laboral era de 3.8% en diciembre, lo que sitúa a Puebla por encima del promedio, y entre los estados con las tasas más altas de desempleo, en el último mes de 2020, junto a Tabasco, Quintana Roo, Ciudad de México, Tlaxcala, Coahuila, Querétaro y Guanajuato.

“El IMSS ubicó a Puebla como el tercer estado con mayor pérdida de empleo formal, con 7 puntos porcentuales en los últimos meses de 2020. En Puebla, el 52% de las personas desocupadas tiene entre 20 y 29 años de edad, y el 41% tiene estudios de nivel superior.

“Marcos Gutiérrez Barrón, economista e investigador de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), reveló que el estado sólo recuperará los niveles de empleo obtenidos antes de la pandemia hasta mediados de 2023, y que el empleo informal aumentará este año, porque muchos de los desempleados se incorporarán a esta área laboral para subsistir.

“En el análisis ‘Situación económica del país’, Gutiérrez sostiene, además que, en Puebla, la pobreza laboral hace imposible hoy la adquisición de la canasta básica en el 54% de los poblanos, aun cuando se junten los ingresos de una familia. Este problema podría agravarse en 2021, la pobreza laboral podía llegar al 65 % y hasta el 72%...”

Hasta aquí el desolador y aterrador panorama que vive Puebla, como producto del manejo de la pandemia por parte de gobierno barbosista, y que describe la problemática mencionada.

Algunas otras notas, tomadas al boleo, reflejan la misma situación: “Puebla ocupa en términos de pobreza el quinto lugar”, “Se estima que alrededor del 10 % de la población caerán en situación de pobreza”, “Barbosa prohibió la instalación del comercio informal y dejó en manos de los gobiernos municipales la responsabilidad de hacerlos cumplir”. “En la ciudad de Puebla el Ayuntamiento Municipal morenista ha tratado de cumplir la orden de acabar con el ambulantaje, decomisando violentamente las mercancías, continuando con la represión física, hasta llegar a las denuncias penales”. “El ayuntamiento de Puebla dispuso, después de que fueron publicados los decretos oficiales, que apoyaría a 2,500 ambulantes con un cheque de dos mil pesos. Pero en la capital de Puebla, de acuerdo con cifras de Data Mexico, hay 150 mil comerciantes ambulantes. Es decir, el gobierno municipal, solo ayudará al 1.6 % de los trabajadores informales”.

En el mes de agosto de 2019 Barbosa hizo pública su intención de aumentar el pasaje del transporte público y seguir con el programa de foto multas, acciones contrarias a las que propuso en sus dos campañas políticas por la gubernatura estatal. En septiembre tuvo lugar el alza a la tarifa de transporte colectivo, de 6.00 a 8.50 pesos, los camiones y las combis de 5.50 a 8.00 pesos.

A finales de marzo de 2020, en declaraciones que son un monumento a la estulticia, Barbosa declaró: en relación con el Covid-19: “Si ustedes son ricos, tienen el riesgo de contraer el covid-19; si son pobres, no, los pobres estamos inmunes”. Al siguiente mes recetó “consumir mole de guajolote y caldo de pollo con chile y cebolla” para curar al Coronavirus. Barbosa fue relacionado con Juan Lira, alias “El Moco”, presunto líder huachicolero de la Sierra Norte, con quien apareció en fotografías, reveladas durante su campaña electoral.

MTP noticias, el 9 de febrero, cabeceó: “Se abrirá investigación contra Eduardo Rivera. Por uso de empresas fantasma: Barbosa”, y ya en la nota reporta que el gobernador, Miguel Barbosa Huerta “señaló que se iniciarán las investigaciones correspondientes en contra de Eduardo Rivera Pérez, ex-alcalde de Puebla (y candidato a Presidente Municipal a la alcaldía poblana, ECM), por uso de facturas por 14 millones de pesos, durante sus administraciones”. En rueda de prensa Barbosa “descartó que las investigaciones tengan algún tipo de sesgo político en miras (sic) a las elecciones de 2021, ya que Eduardo Rivera es el favorito entre la mayoría de los panistas para asumir la candidatura a la alcaldía de puebla en 2021”. Explicación no pedida acusación manifiesta, reza el dicho popular.

Los pleitos con su correligionaria, Claudia Rivera, presidenta de la capital poblana, por no haber querido aceptar plegarse a las disposiciones arbitrarias de Barbosa; el encarcelamiento del ex-edil de Tehuacán, por no plegarse a los caprichos barbosista; el lenguaje soez empleado contra la presidenta Municipal de Tepexi de Rodríguez, profesora Alondra Méndez Betancourt, cuando, en presencia de varios munícipes expreso, “conmigo se van a chingar a su madre todas las organizaciones”.

Puso en juego todo su poder, usó todos los subterfugios legales, exhibió como su peón al Instituto Estatal Electoral, para así negarle el registro como partido político local al Movimiento Antorchista Poblano.

Todo este reducido muestreo de la conducta política de Barbosa, contrasta horriblemente con las declaraciones hechas en su toma de protesta como Gobernador, en la que se comprometió a acabar con la pobreza, la inseguridad, la corrupción; a nunca usar el poder para la venganza, nunca más usar el poder para el espionaje, nunca más usar el poder para la infamia, nunca más usar el poder para la persecución, nunca más usar el poder como modelo de negocio y enriquecimiento”, demuestra que nos las habemos con un tahúr que, mediante juegos de palabras, intentó e intenta esconder su personalidad gansteril, que lo ha llevado a decir una cosa pero en los hechos hacer todo lo contrario. Nos las habemos con un tipo inescrupuloso, que sin el mínimo rubor está usando el gobierno para hacer precisamente lo contrario de lo que prometió combatir.

Esta realidad exhibe a un pésimo gobernador que los poblanos no merecemos. Y pone frente a nuestros ojos, la necesidad de repudiar su gestión, negando el voto a Morena este 2021.

 


Encuesta