Opinión

Más datos que prueban la ineptitud del gobernador

Viernes, Marzo 11, 2022
Leer más sobre Eleusis Córdova Morán
Los gobiernos morenistas son un rotundo fracaso en el ejercicio del poder con datos y cifras
Es un estudioso de la realidad nacional y es líder de Antorcha en la región de Izúcar de Matamoros.  
Más datos que prueban la ineptitud del gobernador

Desde hace algunos ayeres he venido sosteniendo, igual que otros muchos mexicanos, con datos y pruebas al canto, que  los gobiernos morenistas en general son un rotundo fracaso en el ejercicio del poder, que abusan del mismo, que exhiben una ignorancia supina y un espíritu revanchista; que violan la Constitución y destruyen organismos autónomos; que han eliminado la división de poderes; que suprimen programas trascendentes, íntimamente ligados con el desarrollo y seguridad social del pueblo; que han puesto la educación en manos de la CNTE; que colocaron al frente de la SEP a la maestra Delfina Gómez, a quien le quedan muy grande los zapatos de un José Vasconcelos, Jaime Torres Bodet, Agustín Yáñez, Justo Sierra y otros, pues la maestra sabrá extorsionar a trabajadores para que coticen y voten por su partido, pero es absolutamente incapaz para delinear políticas y programas educativos, que logren erradicar el rezago en educación y elevar a estándares mundiales el nivel de la enseñanza en el país.

Todo aquel que no esté cegado por el interés partidista e intente ser objetivo en el análisis de la situación nacional, no podrá dejar de asombrarse ante los altos índices de inseguridad que vivimos, resultado de la errónea política instrumentada por el gobierno para acabar con este grave mal: “abrazos no balazos”. Es tan grave el fracaso y tan peligrosa la situación que vivimos, que infobae.com asegura “que la violencia que se vive en México es más grave que la que se observa en Ucrania”. El mal manejo de la pandemia, la falta de instalaciones hospitalarias y la adecuación de las mismas, la falta de insumos médicos en los hospitales públicos, son la segura causa de muerte de más de 600 mil mexicanos, y de por lo menos 40 mil muertes en Puebla. Estos datos gruesos, a los morenistas y a algún despistado, les pudieran parecer exagerados, pero aseguro con toda honradez que son una mínima parte de la serie de abusos, atropellos, errores e injusticias que, en contra de la ciudadanía del país y de los estados, viene cometiendo la cuarta transformación.

En Puebla, donde ejerce el poder un gobernador morenista se aportan, en abono a mis afirmaciones, hechos que prueban sin lugar a dudas la grave equivocación en que cayeron los electores, al haber emitido su voto en favor de un partido que nunca antes había dado muestras de estar preparado para ejercer el poder y cumplir con sus promesas de campaña. Los hechos demuestran que nos dejamos llevar por cantos de sirena, que soslayamos el hecho de que los candidatos de Morena eran desechos del PRI, que por tanto nos gobernaría la misma gata nada más que revolcada. La cruda realidad así lo demuestra.

contigopuebla.mx, en su editorial de 1 de marzo, dice: El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), informa que, en diciembre del año pasado, en el estado de Puebla, 107 mil 857 personas del total de la población económicamente activa (PEA), es decir el 3.6%, estuvieron desempleados por falta de oferta laboral. Aunado a esto el empleo informal alcanza el 72.2%. Puebla ocupa el quinto lugar nacional por mayor tasa de desempleo. Como puede deducirse de estos datos, el gobierno se ha mostrado incapaz y poco decidido para resolver la alta tasa de desempleo, condenando a miles de poblanos a vivir en la miseria, al no brindarles a los desempleados la oportunidad de acceder a un empleo digno, bien remunerado, con salarios, prestaciones y trato justo.  

El Sol de Puebla, de la misma fecha, informa: De enero de 2020 a septiembre de 2021 ocurrieron 109 mil 433 fallecimientos; 40 mil 086 más de los 69 mil 347 esperados, es decir, 57.8% de exceso en fallecimientos. Puebla es el cuarto estado en el país que presenta la tasa más alta de defunciones, según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). Aceptando sin conceder la veracidad de las cifras, el Dr. Francisco Javier Morán García, afirma que el aumento del total de defunciones tiene su origen en el mal manejo de la pandemia, en la falta de hospitales equipados, en no contar con insumos médicos, en la falta de medicamentos, así como por la violencia. Resolver todas estas deficiencias y disminuir la violencia es responsabilidad exclusiva del gobierno federal y del estado, por lo que el incumplimiento de obligaciones, lo hace responsable, único y absoluto culpable, del exceso de defunciones.

Las cifras manejadas y las omisiones cometidas demuestran que las críticas contra el gobierno morenista de Barbosa no sólo no son exageradas, sino que se quedan cortas ante la gravedad de la tragedia humana que ha provocado. Estos resultados deberían llevarlo primero a la renuncia, y después ante los tribunales competentes para que responda de sus irresponsables actos. Buscando ocultar a los ojos de la población tan graves actos, al igual que su tutor López Obrador, de forma chantajista, anuncian hechos que están muy lejos de ser ciertos, buscando ocultar la verdad de sus actos y el fracaso de su gobierno y los verdaderos fines de los mismos.

Así, se presentan como actos contra la corrupción verdaderas cacerías de disidentes, venganzas políticas y cobro de agravios personales que nada tienen que ver con las funciones de gobierno. Es decir, se usa el poder para someter a insumisos, cobrar viejos rencores e imponer el terror entre los gobernados. Veamos si no: e-consulta en su columna “Corte de los milagros”, de Rodolfo Ruíz (28 de febrero), afirma: “Lo ocurrido con el titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), Francisco José Romero Serrano, fue una venganza política, está lejos de ser un acto de justicia, fue una venganza y una persecución política ordenada por el Gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, con el propósito de encarcelarlo y hacerle pagar caro su traición. Acusado de presunto delito de manejo de recursos de procedencia ilícita, para encarcelarlo, se hizo uso faccioso de las instituciones encargadas de impartir, procurar y administrar justicia, violentando el estado de derecho. Se modificaron leyes y la Constitución Política del estado. Hasta el momento de escribir estas líneas las afirmaciones de Rodolfo Ruiz no habían sido desmentidas por el Gobierno del Estado, adquiriendo de esta manera vigencia el dicho popular que dice “el que calla otorga.”

24 horas puebla.com, del 1 de marzo, informa: “Habrían detenido a Guillermo Aréchiga Santamaría, exsecretario de Movilidad y Transporte en Puebla, en el inicio del gobierno de Miguel Barbosa. La versión no ha sido desmentida y se cree que la detención a cargo de la fiscalía general del Estado, está relacionada con su paso por la dependencia estatal, de la que fue cesado en marzo de 2021. Aréchiga fue diputado federal y local, y líder de la sección 51 del SNTE. Los que recordamos su paso por la secretaría, podemos decir que trató de resolver mediante el diálogo y la concertación los complicados problemas del transporte, sin prestarse a reprimir o cobrar venganza contra los concesionarios catalogados como enemigos por el propio Barbosa. Su expulsión de la oficina que ocupaba en la Secretaría, mediante el uso de fuerza armada, fue un abuso de poder de Barbosa, cuya culminación es su posible encarcelamiento. Un acto más de venganza política desde el poder.”

Todo lo aquí recopilado es prueba irrefutable del actuar de un mal gobierno, de un pésimo gobierno. Sus graves consecuencias deben indignar a la ciudadanía, como primera reacción, pero será grave error e infructuosa reacción quedarse únicamente en ese punto. Parafraseando a Marx, en su tesis once sobre Feuerbach: de lo que se trata no es únicamente conocer el actuar de Morena como gobierno y como partido, para percatarnos diáfanamente de que aquello que el morenismo nos dice está muy lejos de ser cierto, es necesario concluir de ahí la necesidad de sustituirlo por otro que sea verdaderamente defensor del pueblo y auténtico transformador de las condiciones humillantes en las que vivimos. Los hechos aquí descritos así nos lo exigen. Hacerlo es nuestro reto. Ahora bien, el logro de nuestros propósitos únicamente será posible si nos unimos ideológicamente, y si actuamos de manera organizada. Los grandes pueblos así lograron ser lo que son. Seamos como ellos, actuando como ellos.

Vistas: 442

Loadind...