Opinión

Urge politizar al pueblo

Martes, Febrero 22, 2022
Leer más sobre Eleusis Córdova Morán
La despolitización genera la indiferencia social y aleja considerablemente la posibilidad de cambio
Es un estudioso de la realidad nacional y es líder de Antorcha en la región de Izúcar de Matamoros.  
Urge politizar al pueblo

A todos aquellos que pensamos que es ofensiva, injusta e indignante la situación de atraso y marginación en la que viven la mayoría de los mexicanos y que, por tanto, debe transformarse por las vías legales establecidas, nos preocupa la terrible despolitización que sufre la población. Primero, porque la indiferencia del pueblo aleja considerablemente la posibilidad del cambio; y segundo, porque de seguirse prolongando y ampliando la enorme injusticia que vivimos, corremos el grave riesgo de una guerra civil de impredecibles consecuencias y de graves daños para la sociedad en general. Es necesario, por tanto, que nadie deje de pensar en la necesidad de educar políticamente al pueblo, que todos colaboremos en la medida de nuestros conocimientos y posibilidades en esta necesaria tarea: medios de comunicación masivos, estudiantes, instituciones educativas, profesionistas honrados, organizaciones sociales y tutti quanti.

No se trata de agigantar los hechos ni de empequeñecerlos, sino de explicarlos objetivamente en sus justas dimensiones; se deben resaltar los aciertos de unos y las deficiencias graves de otros; se debe plantear, al mismo tiempo, la manera de solucionarlos, cuestión que debe constituirse en una tarea de todos para el bien de todos. Quien oculta la realidad al pueblo pensando que salvaguarda de esa forma sus intereses, se equivoca de medio a medio: el peligro que lo acecha será mayor y seguramente más violenta la solución. Por eso es grave la política chantajista y manipuladora de Morena y sus gobernantes, que ocultan la realidad que vivimos y lo que sus actos son en verdad, así como lo falso de sus soluciones; se hacen pasar como los salvadores de la nación, para prolongar su poder, cuando no son más que simples servidores y defensores del gran capital. Mas grave aún es la respuesta ciudadana a estos hechos y acciones, y a las medidas instrumentadas, al aceptarlos como ciertos y como la solución, evidenciándose de esa manera su total despolitización.

Es inconcebible que gobiernos como el de Miguel Barbosa en Puebla, cuyas acciones son totalmente contrarias al interés popular, no hayan provocado ya la mínima indignación y el propósito de darse un gobierno diferente:

* Puebla tiene el 55% de ocupación hospitalaria, por atención a enfermos de Covid-19, nueve hospitales están al tope, producto de una política errónea en la contención de la pandemia.

* Faltan 6 mil 500 policías en Puebla para cumplir con los estándares establecidos por la ONU, que exigen 1.8 policías por cada mil habitantes; así se explica, en parte, la violencia generalizada que vivimos.

* Aumentan las tarifas en las carreteras de cuota: en la de Teziutlán, pasa de 60 a 66 pesos; en la de Atlixco, de 43 a 46 pesos y en la de Amozoc de 131 a 141 pesos; todos estos aumentos recaerán y serán sufragados por los desprotegidos de este país, quienes sufrirán los estragos de la inflación que estos aumentos provocan en los artículos de primera necesidad, a los que apenas tienen acceso.

* Desalojan mediante fuerte operativo, encabezado por la Guardia Nacional y granaderos del Estado de Santa María Zacatepec a campesinos que tenían tomada la embotelladora Bonafont, en defensa de sus mantos acuíferos ante la explotación irracional que de ellos hace la empresa. Hoy como ayer, el gobierno muestra ser el aparato represivo al servicio los poderosos para acallar la mínima protesta que en defensa de sus derechos hagan los pobres.

* Se reportan 254 casos de cáncer infantil que se suman a los 714 existentes en supervisión. Además, cada año se detectan de 120 a 180 nuevos casos según datos de la Unidad Oncológica del Hospital del Niño Poblano. Entre tanto, han transcurrido, 1,144 días sin medicina contra el cáncer en los hospitales, gracias a la testarudez y a la negativa del gobierno a reconocer lo extenso del mal y lo erróneo de su política en el terreno de la salud.

¿Primero los pobres? Sólo para morirse. En las acciones gubernamentales del morenista Barbosa siempre ocuparemos el último lugar:

* A pesar de que al frente del gobierno estatal se encuentra Miguel Barbosa, “experto en seguridad”, según sus propias palabras, ocurrieron 2 mil 258 crímenes en enero de este año, desglosados de la siguiente manera: cada 5 minutos ocurre un robo, cada 3 horas se roban un vehículo, cada 3 horas con 27 minutos asaltan a negocios y cada 24 horas se cometen 2.7 crímenes; todo esto según datos de la Fiscalía General del Estado de Puebla. ¿Dónde está la mano del experto?

* Puebla ocupa el primer lugar nacional con 1 mil 462 tomas de huachigas, y el tercer lugar en tomas clandestinas de huachicol con tres mil tomas clandestina, según datos de INGAVIM. ¿Para qué sirve el experto en seguridad?

* En el periodo de diciembre de 2021 a enero de 2022 se perdieron 3 mil 318 empleos según reportes del IMSS. De tal manera que, si promediamos a cuatro integrantes por familia, tendremos que 13 mil 272 personas engrosarán, sin duda alguna, las filas de la pobreza, en tan sólo un mes. Por eso estamos como estamos.

*La obra pública en Puebla no existe. De 3 mil 53 millones asignados sólo se ejercieron 2 mil 717 millones del presupuesto, y este dinero se enfocó a pavimentar carreteras, rehabilitar centros de salud, según informó la Secretaría de Infraestructura. La realidad: las carreteras están destruidas en su mayoría, los hospitales sin medicinas, sin recursos materiales y semidestruidos.

¿A dónde se fueron los recursos?

Este apretado resumen de supuestas acciones realizadas o dejadas de hacer por el gobierno barbosista, demuestra que el estado es un desastre, que el gobernante morenista es un funcionario inepto; que hay una desorganización total, razones más que suficientes para un levantamiento popular pacífico exigiendo su renuncia. La falta de una conciencia política colectiva, que permitiera darnos cuenta de esta grave situación y su posible remedio, es la razón de que sigamos sufriendo a tan indeseable ‘desgobernante’.

Por eso es ridícula la posición de dirigentes que llaman a poner su partido al servicio de los poderosos, como manera de recuperar el poder perdido. Fingen olvidar que sus siglas y su militancia siempre las pusieron al servicio de los poderosos. Ésta es la razón del abandono de las filas del PRI por parte de la militancia popular. La pérdida del poder fue consecuencia de la traición a las clases populares y la entrega del poder a los ricos quienes, habiendo encontrado nuevos y efectivos servidores, ya no volverán, aunque los inviten a sus filas: úsese y tírese es la lección de los Kleenex.

Sólo podrían tornar a ser gobierno volviendo al pueblo. Más de ochenta años en el poder así lo prueban. Pero no lo harán, porque ascensos a base de componendas, traiciones y venta de dignidades entre otras triquiñuelas más, ocupan hoy lugar preponderante en el quehacer de la mayoría de políticos mexicanos. Están a mil años luz de tener y sentir amor, convicción, principios y objetivos en favor del pueblo. Aunque la única posibilidad de recobrar el poder es volviendo a las bases, educarlas, politizarlas y organizarlas para la toma pacífica del poder, pero no lo harán; prefieren hacer el ridículo limosneando la militancia a los poderosos; por eso es merecidísimo el lugar que hoy ocupan: tercer violín de una orquesta de derrotados.

Urge politizar al pueblo. Volver al pueblo, para gobernar con el pueblo

Todo lo demás, son sólo ilusiones.

Vistas: 195

Loadind...