Lo que hay tras las mentiras de López Obrador

Viernes, Diciembre 11, 2020 - 09:38

Los enfermos de Covid-19 no estamos en las prioridades del gobierno morenista

Es un estudioso de la realidad nacional y es líder de Antorcha en la región de Izúcar de Matamoros. Actualmente, es diputado federal. 

Por considerar, desde mi punto de vista que el mensaje semanal del día 3 de diciembre de los corrientes, dado al pueblo de Mexico en general y al Movimiento Antorchista en particular, por el líder nacional del Movimiento Antorchista, el Maestro Aquiles Córdova Morán, es un enorme faro en el obscuro túnel por el que atraviesa la vida política nacional, me he atrevido a interpretar únicamente algunos de sus párrafos, procurando respetar el espíritu de sus ideas, no porque no tengan importancia en su conjunto, sino por necesidades de espacio, y he citado textualmente el párrafo que explica genialmente la razón de las mentiras que flagrantemente nos receta todos los días Andrés Manuel López Obrador.

            Espero con esta transcripción despertar la inquietud en todos los que nos hacen el favor de leernos, para no perdernos ninguno de los mensajes que cada jueves a las 7 de la noche, nos dirige esta gran “lumbrera de la humanidad”, a través de https://www.facebook.com/AquilesCordovaOficial.

            Dando pruebas (una vez más) de su honradez intelectual, y apoyándose en los datos que diariamente nos proporcionan la prensa nacional y los organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre lo grave de la evolución de la pandemia en nuestro país, el Maestro Aquiles demuestra que es absoluta y totalmente cierto lo que aseveró una semana atrás: “La pandemia se ha desbordado en México con el paso de los días, acelerando su reactivación la temporada invernal”.

            A continuación pasa a enlistar todas las graves carencias que padece el sistema de salud nacional: la falta de implementación de acciones preventivas; el mal ejemplo del Presidente Andrés Manuel López Obrador y otras autoridades al negarse tozudamente a cumplir con una de las principales medidas de prevención como es el uso de cubre bocas; la total y absoluta ausencia de apoyos a los más desprotegidos que, como consecuencia natural, deja al gobierno imposibilitado para instrumentar las medidas necesarias que evitan la propagación del coronavirus, tales como el enclaustramiento y la realización de pruebas para detener la cadena contagios. Dado que ningún medio hace mención de estas posibles medidas, y dado que la realidad nos dice que ningún apoyo se ha materializado en nuestros hogares, queda claro que los enfermos y contagiados de Covid-19 no estamos entre las prioridades del gobierno morenista. Se oculta la verdad de las cifras con el manido recurso de que “yo tengo otros datos”, así como la indiferencia del gobierno ante tan grave problema alegrándonos el oído con su frase “vamos muy bien”.

            Esta actitud la explica el Maestro así: “Pero hay algo peor a mi juicio. Me refiero a la exasperante persistencia en ocultar a rajatabla la verdad sobre la dura realidad del país, con un discurso dizque optimista, que insiste en que vamos muy bien en todo, que el manejo de la pandemia y de la economía han sido y son no sólo buenos sino excelentes, un verdadero ejemplo para el mundo entero. Quienes dicen y repiten eso, saben que están mintiendo, saben que ese discurso es totalmente opuesto a lo que realmente ocurre en los hechos. Pero lo que se esconde detrás de esta aparentemente absurda y desquiciada conducta no tiene nada de absurdo, no es una equivocación o un síntoma de desequilibrio mental, sino una muy bien calculada política, cuyo propósito es conservar la simpatía y el apoyo de las masas durante el mayor tiempo posible antes de que descubran la verdad.

            “Los creadores de tal estrategia saben que la sinceridad nacida del excesivo temor a la crítica y a la opinión pública bien informada no es apreciada ni premiada por nadie ni siquiera por aquéllos en cuyos servicios se practican. Piensan que un gobierno que confiesa sus errores y debilidades, rápidamente provoca el desencanto de las masas, pierde su respeto, su simpatía y apoyo, y acaba siendo arrojado del poder por esas mismas masas… Por eso niegan la crisis económica que ya tenemos encima, el fracaso de su estrategia de seguridad, el fracaso de su política educativa y, por supuesto, niegan  el desastre que han provocado con su política de incompetencia y mentiras dosificadas  en el manejo de la pandemia”.

            “Todas sus mentiras son graves y todas causan daños, pero las ligadas al manejo de la pandemia resultan más dañinas e imperdonables que las otras, porque provocan de manera directa el contagio y la muerte de muchos miles de inocentes tal como lo estamos viendo y viviendo en estos días”.

            “El incremento incontrolado de la pandemia y el crecimiento incesante del número de contagios y decesos, digámoslo de una vez, es responsabilidad absoluta de la falta de seriedad y de respeto del gobierno por la verdad, por la ciencia y por la salud y la vida de sus gobernados. Los cientos de miles de muertes muchos de las cuales pudieron haberse  evitado, es el costo de su política de engaños intencionales, a una opinión pública todavía ingenua y crédula”.

            Antes de concluir, demuestra el cinismo de López Gatell al no aceptar que la OMS le jaló las orejas al gobierno por no estar atendiendo con la debida seriedad y responsabilidad la propagación escandalosa de la pandemia, y echar sobre la espalda de los humildes la culpa de tan grave irresponsabilidad.

            Concluye diciendo que dado que nadie se preocupa por nosotros, no hay más remedio que cuidarnos nosotros mismos. Aún dentro de los límites de nuestra pobreza, debemos tomar todas precauciones posibles porque la vida de los humildes vale tanto o más que las de los poderosos. Invita al pueblo en general a darnos mediante el voto en el 2021, un nuevo Congreso que detenga las mentiras de la Cuarta Transformación, y en el 2024 un nuevo gobierno que tenga como prioridad la verdad, el desarrollo de la ciencia y la vida de los más necesitados de este país.

            Por lo hasta aquí expuesto y dada la demostración contundente, inapelable del engaño de que somos víctimas, nadie puede permanecer indiferente al llamado de quien ha hecho de la lucha  su  única razón de vivir.


Encuesta