25 de Noviembre, día de reflexión y acción

Miércoles, Noviembre 25, 2020 - 10:03

Una mujer que defendió sus ideales y por ese motivo fue castigada: Santa Catarina

Soy poblana, Licenciada en Arquitectura y Maestra en Investigación del Patrimonio Cultural, miembro de Número de la Academia Nacional de Arquitectura, Capítulo Puebla. Restauradora de patrimonio cultural y docente

El 25 de noviembre se celebra la santidad de Catalina de Alejandría, conocida también como Santa Catarina Mártir, en las representaciones religiosas la podemos distinguir por llevar una palma, símbolo del martirio, una espada en la mano, ya que le cortaron la cabeza, y a su lado una rueda con cuchillas. Catalina de Alejandría fue una mujer de familia noble (290 – 310) que tenía una esmerada educación filosófica. A los 18 años decidió convertirse al cristianismo. En una visita del emperador Majencio a Alejandría lo enfrentó públicamente para debatir sobre la verdadera fe. Majencio la mandó a torturar con unas ruedas con cuchillas, las cuales al estar en contacto con su cuerpo se rompieron, por lo que el emperador dio la orden de decapitarla. Una mujer que confrontó y defendió sus ideales y por ese motivo fue castigada.

En todas las épocas ha habido mujeres que han sido víctimas de violencia por expresar sus ideas, por tratar de hacer cambios, por ser diferentes al rol que les ha sido impuesto, por querer tener un lugar en un sistema que ha sido de hombres, por destacar, por ser bellas o por simplemente ser mujeres. El 25 de noviembre también se conmemora el día Internacional de la Eliminación de la violencia en contra de las mujeres.

Todos los días despertamos con más niñas y mujeres desaparecidas, mujeres agredidas por sus parejas, mujeres y niñas violadas, mujeres muertas. No voy a hacer referencia a estadísticas pues de esto estarán llenas las notas del día de hoy, y una mujer que sufre violencia no es sólo un número en una estadística, es una vida que se trunca, una familia afectada, una persona que sufre, en ocasiones en secreto, y por lo tanto no es cuantificada.

Debemos hacer conciencia de que la violencia está normalizada, que nuestras niñas y niños la aprenden desde casa y que al visibilizarla como algo incorrecto podemos iniciar un cambio. Escribo desde mi  experiencia y visión como mujer, profesionista, hija, hermana, esposa, madre, académica, funcionaria pública; todas hemos vivido violencia, unas veces más sutil que otras, desde el tener que demostrar que podemos hacer las mismas cosas que hacen nuestros compañeros, que podemos tomar decisiones correctamente, que nuestra sensibilidad es algo bueno, que podemos ser líderes en los equipos de trabajo, que en casi todas nuestras decisiones tomamos en cuenta muchos factores que en ocasiones no son valorados y que son importantes, que nuestra voz y rostro dulces no son indicativo de nuestro carácter, fortaleza o decisión.

Tenemos diferentes formas de pensar, diferentes ideales, objetivos diversos, esto no es cuestión de derechas o izquierdas, etnias, niveles académicos, económicos o sociales; podemos ser azules, verdes, moradas, rojas, arcoíris, pero todas tenemos en común que queremos que exista respeto y que la violencia en razón de género desaparezca.

Confrontemos y defendamos nuestras ideas “NO MÁS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES”

 

“Para liberarse, la mujer debe sentirse libre, no para rivalizar con los hombres, sino libres en sus capacidades y personalidad”.

Indira Gandhi


Encuesta