De generales y suerte

Domingo, Octubre 18, 2020 - 14:24

Increíble que Peña Nieto y Calderón durmieran seis años con el enemigo

Reportero y director de medios impresos, conductor en radio y televisión. Articulista, columnista, comentarista y caricaturista. Desempeñó cargos públicos en áreas de comunicación. Autor del libro “Ideas Para la Vida”. Conduce el programa “Te lo Digo Juan…Para que lo Escuches Pedro”.

Hay un principio médico que nos dice “no hay enfermedades, hay enfermos”.

Una gran verdad, sencilla.

Eso se puede aplicar en relación con la corrupción. No hay instituciones corruptas, hay funcionarios corruptos. De todos los niveles y en todas partes.

Casi todos tenemos referencias o testimonios de casos donde hay manzanas podridas, y no por eso se debe generalizar censurando o descalificando a un organismo o institución.

En la iglesia católica, por ejemplo, el Papa acaba a destituir a un cardenal por negocios al amparo de sus responsabilidades. Sin embargo, conocemos a curas que viven su ministerio -así se dice- con honestidad y entrega, con fidelidad a su doctrina.

Capturan en los Estados Unidos al general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional con Peña Nieto, vinculado al narco y lavado de dinero. Pero hay en el ejército miles de elementos que cumplen con limpieza, entrega y civismo su importante responsabilidad. Existen ahí muchas vidas ejemplares.

Hablando de esto mismo, por ejemplo, conocí de cerca el caso de otro general, aquí en Puebla, que compró, en un fraccionamiento de los de moda, un pequeño lote con dimensiones de propiedad medieval, cuyo costo, sólo el lote, es de ¡once millones de pesos!

Y no por esto habrá que sospechar de la honestidad y condenar a todo el ejército.

Muchas cosas seguramente habrán de brotar de la prisión y juicio del general. Y entonces sabremos la veracidad y profundidad de todo aquello que se le atribuye.

Pero de entrada, con el general Cienfuegos y Genaro García Luna tenemos ya dos casos en los que la mano del narcotráfico operaba en la antesala de la presidencia de la república. En las oficinas contiguas de Peña Nieto y Calderón.

En México es común decir o escuchar que el presidente de la nación es el personaje mejor informado del país. Y en buena medida creo que así lo sea, no sólo por sus órganos de inteligencia, espionaje, investigación e información, sino porque la figura es el centro del poder en esta nación. Con todo lo que esto significa.

En consecuencia, ¿no sabían los presidentes que tenían al enemigo en casa?. ¿ Ignoraban que sus guardianes de cabecera eran al mismo tiempo los protectores, padrinos, socios o beneficiarios del máximo nivel de los cárteles más peligrosos de México?

Es muy difícil creer en su ignorancia. Se pecaría de ingenuidad, francamente.

No es difícil pensar  que había ahí disimulo, protección o un silencio cómplice. Incluso un intercambio mudo de conveniencias e intereses. En esos niveles sin duda se manejan y se habla de cosas de dimensiones inimaginables. De todo orden, empezando por el dinero.

Si de buena fe se llegase a descartar tal solapamiento, o se admitiera que en efecto nunca se enteraron de lo que ocurría en una oficina  con pared de por medio, entonces habría que pasar a estos personajes al salón de la estulticia, y la incompetencia por supuesto.

La forma de proceder de las autoridades estadunidenses es otra cosa. Es común también encontrar una suerte de doble moral en la manera de perseguir el delito o en el actuar de sus órganos de justicia. El resorte que mueve el brazo de la ley allá, no siempre es un modelo de equidad, transparencia o verticalidad, pero en el caso de México prevalecen figuras absolutamente intocables…hasta que caen atrás de la frontera.

Por otro lado, no se podrá negar que el gobierno federal goza de una fortuna increíble.

En este y en otros casos, precisamente cuando se iza la bandera anticorrupción como emblema, caen, mueren o están en la mira íconos del abuso de poder, del tráfico de influencias, de la complicidad criminal o de la riqueza mal habida.

xgt49@yahoo.com.mx  

 


Encuesta