Miércoles, 22 de Mayo de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Los “AMLO fóbicos”

Miércoles, Mayo 15, 2019 - 07:49
 
 
   

Él siempre ha tenido opositores, desde que inició el camino de la política

El presidente AMLO prometió desde su campaña, que, de llegar a la presidencia llevaría un proyecto político totalmente distinto al de los demás presidentes, una transformación, lo que significa un proceso de cambio radical, que consistiría principalmente en acabar la corrupción, sobre todo gobernar para los desfavorecidos y desde la austeridad, estas ideas le han traído adversarios, principalmente los conservadores de nuestro país.

Claro que él siempre ha tenido opositores, desde que inició el camino de la política, y ahora más que nunca, pero hay que resaltar que sus detractores no son todos pertenecientes a una clase privilegiada, no son todos “fifí”. Lo cierto es coinciden en un miedo irracional, intolerancia o bien sus intereses se vieron desfavorecidos con el cambio de gobierno. Se muestran en contra de las políticas de asistencia social como el otorgamiento de becas y algunos tienen opiniones clasistas y racistas. Pero debemos respetar su libre expresión, simplemente porque es un derecho inalienable, aunque a veces lo afirmado por estas personas no tenga muchos fundamentos.

La desinformación es lo que ha llevado a algunos a pensar que AMLO va a llevar a la quiebra al país, o que se convertirá en la versión mexicana de Hugo Chávez, o que México terminará convertido en Venezuela, un argumento bastante irrespetuoso con esta nación. Y es que hace un año en las campañas presidenciales, el PAN lanzó un spot comparando a estos dos personajes, constantemente los integrantes de este partido quieren desacreditar a AMLO con esta aseveración.

Hace unos años recuerdo que algunos conductores de televisión se referían despectivamente al ahora presidente, llamándolo “Peje”, a lo que él respondía con humor: “Soy Peje pero no lagarto”; y ahora aunque son más respetuosos siguen teniendo una opinión bastante sesgada sobre el presidente y sus políticas.

Los conductores de los canales abiertos o populares ahora son oposición, pero no es sorpresa porque estos comunicadores eran “consentidos”, por de la presidencia de EPN: entre ellos José Cárdenas, Adela Micha, Rafael Cardona, Jorge Fernández Menéndez, Pablo Hiriart, Ricardo Alemán, Raymundo Riva Palacio, Óscar Mario Beteta, Federico Arreola y Joaquín López Dóriga (Proceso, 2018). El pasado 9 de mayo en su emisión de radio, Víctor Trujillo que da voz a “Brozo” dijo que: en las conferencias matutinas del presidente había “un elenco fijo” coordinado por el equipo de comunicación social de la presidencia; afirmó “a la mejor están pensando cómo llegarle a la perrada, al pueblo, a la masa, y la masa es corriente, es ignorante” (El Universal, 2019). Este es un claro ejemplo de cómo algunos medios tienen una directriz más que sesgada, la opinión de “Brozo” deja en claro sus prejuicios clasistas y racistas.

En la conferencia mañanera del pasado 8 de mayo, el presidente AMLO afirmó que ya tiene los nombres de los columnistas que recibieron dinero de la pasada administración, pero que no le corresponde difundir esa información. Aseveró: “Tenemos toda la información, se gastaba muchísimo dinero en el maiceo, en el “chayote”. Entonces, se terminó eso y están molestos, y ahora tienen financiamiento de otras partes y tienen, seguramente, la consigna de estar en contra nuestra” (SDP noticias, 2019)

Pero los “AMLO fóbicos” no son sólo los conductores de televisión sino también han acaparado otros espacios enfocados mayoritariamente a un público joven, y es innegable la influencia tienen en este auditorio. Un ejemplo es el canal de Chumel Torres en Youtube, tiene poco más de dos millones de seguidores y quien abiertamente en casi todas sus video-columnas, en modo irónico deja en claro que está en contra de las políticas del presidente.

Por si fuera poco sus acérrimos enemigos serán siempre los panistas por encima de cualquier otro grupo partidista; entre ellos está Vicente Fox, quien se enemistó con él, desde que López Obrador lo llamara “Chachalaca”, desde ese momento no se ha cansado de despotricar contra el ahora presidente (más aún porque ya no tiene pensión) continuamente lo llama en tono burlón como “Lopitoz”  y el domingo 5 de mayo encabezó la llamada “marcha fifí” en su natal Guanajuato, aunque no fue del todo agradable su participación pues se encontró a algunos ciudadanos que le mostraron su rechazo: uno de ellos le grito “afuera el PRIAN” y otro le dijo: “Se les acabaron los lujos”.

Y es que las “marchas fifí”, han dado de qué hablar, sobre todo porque la mayoría de los asistentes no tienen suficientes argumentos o son inconsistentes, sobre todo aquellos que exigen que en 5 meses AMLO le haya dado solución a todos los problemas que dejaron las pasadas administraciones, no toman en cuenta la violencia estructural que aún prevalece y que tardará en resarcirse. Por un lado algunos escribían en sus consignas “¡Renuncia!” y otros apuntaban “¡Ponte a trabajar!”, por lo cual nunca nos quedó claro la opinión “popular”.  Lo que sí es notable es que han crecido en número, la última realizada el domingo 5 de mayo en la Ciudad de México tuvo 15, 000 seguidores según el periódico “El Economista”. Una manta expuesta ese día calificó “sin cerebro” a los que votaron por el presidente, a lo cual AMLO respondió que era “retrógrada” esa afirmación.

Más de 30 millones de votos le dieron el triunfo a AMLO, claro que es un presidente que es muy popular, sobre todo que sus intenciones han desfavorecido a los periodistas oficialistas, a los políticos corruptos y a empresarios consentidos por las pasadas administraciones. Pero él seguirá en la lucha, aunque a algunos no les parezca. El presidente no es un mago que tiene una varita mágica para reparar inmediatamente todo lo mal que han hecho durante décadas los malos gobiernos. Tenemos que ser sensibles a la realidad y a la nueva administración, ser críticos pero con fundamentos. Vivimos en una democracia y gracias a eso puede haber muchos ciudadanos opositores a las políticas de AMLO, celebremos la diversidad de opiniones entre nosotros, seamos tolerantes si hablamos de política. Pero eso si, sus opositores deben dejar de criticar el lado personal del presidente respetando a su esposa y a sus hijos. De manera general critiquemos el actuar mal intencionado de algunos periodistas que ya sabemos que su objetivo no es informar; abramos los ojos, leamos informémonos y construyamos nuestro propio criterio, seamos ciudadanos responsables.


Semblanza

Laura Carreto Tirado

Licenciada en Relaciones Internacionales, Maestra en Ciencias Políticas ambos grados estudiados en la BUAP. Especializada en temas migratorios y en la Relación México-Estados Unidos. Se ha desarrollado en la investigación y ha escrito respecto estos temas en libros y revistas. 

Ver más +

Encuesta