Sábado, 11 de Julio de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Las ambiciones de la política exterior mexicana

Lunes, Junio 29, 2020 - 09:38
 
 
   

En estos últimos meses han ocurrido una serie de eventos en materia de política exterior que son dignos de destacar, es claro que nuestro país intenta recuperar ese papel tan importante a nivel internacional que tuvo antes del año 2000 y que en estas dos décadas ha ido decayendo. A partir de la llegada del PAN al gobierno federal y que continúo con la administración priísta de Enrique Peña Nieto, las relaciones con los países latinoamericanos se fueron deteriorando. La actual cancillería encabezada por Marcelo Ebrard trabaja a marchas forzadas para ampliar la presencia de nuestro país en organismos internacionales. Aunque el enfoque del presidente sea “la mejor política exterior es la interior” (MVS, 2018) Ebrard busca posicionar de nueva cuenta a México como líder latinoamericano y retomar la política antaño donde México fue mediador en conflictos internacionales como el desarme en la Guerra Fría y la paz de Centroamérica.

En enero de este año la representación de México asumió la presidencia “a tempore” de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) el período abarca hasta enero de 2021, nuestro país se comprometió a desarrollar un plan de 14 proyectos en beneficio de la región latinoamericana y caribeña, entre ellos crear una metodología para erradicar la corrupción y cooperación en el espacio aeronáutico y espacial, entre otros temas importantes (Excélsior, 2020). La CELAC es un organismo con 29 países miembros y fue creado con el objetivo de avanzar en la unidad y en la integración política, económica, social y cultural de esta región americana.

Aunado a esto, el pasado 18 de junio en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, se dio a conocer una buena noticia en materia de política exterior: por primera vez México ha sido elegido para dos consejos de la ONU: el de Seguridad y el Económico Social. En dicha conferencia el representante de México ante la ONU: el ex rector de la UNAM: Juan Ramón de la Fuente señaló que los principios que sostendrá México ante este organismo internacional emanarán del artículo 89 de la Constitución, el cual indica que ante todo y frente a la amenaza a la paz el privilegiar la mediación, dialogo y solución pacífica de conflictos. Igualmente dijo que otros fundamentos serán pugnar por la igualdad jurídica de los Estados, por la autodeterminación de los pueblos; y el apego a las normas de derecho internacional. Asimismo, se incorporará la perspectiva de género en acciones del Consejo de Seguridad y se impulsarán los preceptos de derechos humanos (Aristegui, 2020). Esta decisión fue aprobada por 187 votos de 192 países, pero en realidad estos lugares en la ONU, han sido los objetivos que la cancillería ya venía persiguiendo desde hace tiempo y en los que había trabajado de tiempo atrás; es un gran logro por lo que esto significa: nuestro país está comprometido a mantener la paz y la seguridad internacional, si es necesario emprender acción militar ante un agresor, instar a los miembros a que apliquen sanciones económicas y otras medidas que no entrañen el uso de la fuerza, con el fin de impedir o detener la agresión (ONU, 2020). Es una gran responsabilidad el papel de México en el Consejo, ya que sólo está integrado por 15 países, los cuales tienen 5 miembros permanentes (China, Francia, Estados Unidos, Rusia y Reino Unido) y 10 no permanentes elegidos, los cuales son elegidos de 5 en 5 cada año. De la Fuente destacó en la conferencia citada que los lugares en la ONU fueron posible gracias al apoyo de la región latinoamericana.

Otro logro a nivel internacional ha sido también la designación de Hugo López Gatell, subsecretario de prevención y promoción de la salud en la Secretaria de Salud para integrar un panel de expertos de la Organización Mundial de Salud (OMS) esto con el objetivo de elaborar un Reglamento Sanitario Internacional, un documento vinculante para todos los Estados Miembros de la OMS (Forbes, 2020).

Es importante mencionar que dentro de los objetivos que México actualmente tiene en el exterior es lograr que nuestro país lidere la Organización Mundial de Comercio (OMC) es por eso que el 8 de junio el gobierno mexicano a través de la cancillería presentó la candidatura de Jesús Seade Kuri para el puesto de Director General; Seade es el único candidato de América Latina para el puesto. En sus redes sociales el secretario de Relaciones Exteriores: Marcelo Ebrard dijo que está avanzando la candidatura del actual subsecretario para América del Norte; el liderazgo de Seade en la OMC ayudaría también a nuestro país a no tener desventaja sobre otros en esquemas de comercio, normas, empleos, aumento de ingresos, etc. Que el director de la OMC sea mexicano y sepa de primera mano acerca de las negociaciones comerciales seguramente será importante para que México pueda sacar provecho, sobre todo en estos momentos tan difíciles en la economía internacional.

Estos avances son de suma importancia para nuestro país, sin embargo, aún hay cuentas pendientes que preocupan, como el hecho que el presidente en año y medio no haya querido salir del país como parte esencial de su compromiso en la política exterior. No asistió a la cumbre G20 de Osaka y a la Asamblea General de la ONU. Solo ha recibido algunos presidentes como a Iván Duque de Colombia y con Pedro Sánchez de España y a Alberto Fernández (noviembre, 2019) en ese entonces presidente electo de la Argentina.

Durante su toma de protesta como presidente el 1 de diciembre de 2018, AMLO tuvo la oportunidad de sembrar las semillas para cosechar buenas relaciones con los representantes de algunos países, como el Rey y Reina de España; lvanka Trump, en representación de Donald Trump. Pero ese día AMLO tuvo que sortear algunas tensiones con los grupos conservadores quienes rechazaron la invitación que le hizo a Nicolás Maduro, presidente constitucional de Venezuela; quien, si llegó a la toma de posesión, pero no llegó al congreso donde se celebró el evento, sino optó solo acudir a la comida en Palacio Nacional, ya que los miembros del PAN planeaban boicotear dicho evento como protesta ante su llegada.

Una de los logros más importantes de la actual administración ha sido la consolidación del T-MEC, aunque las negociaciones fueron en la presidencia de Enrique Peña Nieto, se terminó de gestar en este gobierno, una de las figuras centrales en la negociación fue el mencionado Jesús Seade Kuri. Donald Trump lo firmó el 29 de enero de este año y agradeció a Justin Trudeau primer ministro de Canadá y a López Obrador, con quien resaltó tener una increíble amistad (El economista, 2020). México ha propuesto, como festejo de la entrada en vigor el 1 de julio, una reunión con los tres mandatarios, aunque Justin Tradeau aún no ha confirmado; está será la primera salida de López Obrador al exterior, lo cual ya es de llamar la atención: solo un acuerdo tan importante hará que el presidente realice su primera salida y esto para estrechar las relaciones con Estados Unidos, pues ya confirmó su presencia independientemente si llega o no Trudeau.

Recientemente en la columna del periodista mexicano radicado en EE. UU: Jorge Ramos para “The New York Times” critica severamente esta próxima visita a Washington, por los comentarios antimexicanos de Trump y la situación de los migrantes. Sin embargo, hay que tener presente que, en esta tortuosa relación, por el carácter y racismo del presidente de Estados Unidos, va implícita nuestra relación comercial, este país es nuestro socio número uno, y México no se puede dar el lujo de rechazar la visita que nuestro propio país convocó. Otro escenario hubiera sido la invitación de Trump a suelo mexicano, tal como lo hizo Enrique Peña Nieto tras los comentarios racistas del entonces candidato estadunidense, pero eso no ha sucedido y lo más seguro es que no pase, ya que su reelección está en juego por la crisis de salud tan grave, aunado al enojo social por el caso George Floyd.

Hasta ahora la cancillería ha tenido grandes desafíos, el más grande: las negociaciones del T-MEC, lo cual fue una gran presión por lo que hubiera resultado para la economía mexicana no lograr llegar a un acuerdo; las Caravanas Migrantes y el descontrol la frontera sur; los roces con el gobierno golpista de Jeanine Añez por el asilo de Evo Morales; la respuesta de Trump por la liberación de Ovidio Guzmán y el asesinato de la familia Lebarón entre Sonora y Chihuahua y por consecuencia la amenaza de este presidente de intervenir en nuestro país, además del acuerdo del “tercer país seguro” donde Trump dispuso enviar a los solicitantes de asilo en Estados Unidos a México. Es importante señalar que la cancillería ha puesto como prioridad el desarrollo de Centroamérica, a pesar de que ha habido roces con el presidente de El Salvador: Nayib Bukele, AMLO se ha comprometido a apoyar a los países más pobres de esta región para evitar la migración a México, esto también con el apoyo económico de Estados Unidos.

La próxima reunión de Obrador con Trump, también tiene como objetivo agradecerle la cooperación de Estados Unidos durante la pandemia al facilitar el equipo médico y también respaldar a México en la cumbre de la OPEP (El País, 2020). Y aunque los críticos quisieran que AMLO toque temas migratorios, esta reunión será de índole comercial y no se podrá cancelar la porque es un acto protocolario de suma importancia.

En tiempos de coronavirus, nuestro país ha fortalecido enormemente la relación con China, y es que el país asiático ha donado un buen número de aviones con insumos médicos para erradicar la pandemia, así también el gobierno ha comprado productos para hacer frente a esta grave crisis de salud pública, hasta ahora son 21 aviones llenos de insumos médicos provenientes de ese país.

Va por muy buen camino la proyección de México en el exterior; solo falta un mayor compromiso de parte del presidente para que la presencia pueda ser aún mayor y se sigan fortaleciendo los lazos internacionales, luchando por los derechos humanos y la salud, actualmente para encontrar la vacuna contra el COVID-19; y no menos importante: por el medio ambiente.


Semblanza

Laura Carreto Tirado

Licenciada en Relaciones Internacionales, Maestra en Ciencias Políticas ambos grados estudiados en la BUAP. Especializada en temas migratorios y en la Relación México-Estados Unidos. Se ha desarrollado en la investigación y ha escrito respecto estos temas en libros y revistas. 

Ver más +

Encuesta