Barcelona perdió, de nueva cuenta. El elenco de Ronald Koeman cayó ahora por 0-1 en su visita al Rayo Vallecano y profundizó la crisis deportiva en la que se encuentran sumidos. Luego de vivir otra derrota el pasado fin de semana en el clásico contra Real Madrid, los catalanes registraron otro resultado negativo que los mantiene en la mitad de tabla en LaLiga española, cada vez más lejos de la cima.

La victoria del Rayo fue obra de Radamel Falcao, el colombiano que es cada vez más letal en este torneo; llegó a cuatro tantos en la presente campaña. Koeman, por su parte, ha variado el equipo e introdujo cambios en relación al Clásico. Para este partido incluyo al delantero Sergio Agüero, goleador contra el Real Madrid, y que ha estrenado titularidad con el Barça, aunque sin lograr ser un protagonista.

Los culés no logran levantar la cabeza. Con Coutinho firmando un encuentro para el olvido, Memphis Depay en el fallo de un penalti, Piqué y la lentitud plena en el gol del Rayo y otros muchos desatinos.  

Durante la primera parte, el ‘Kun’ dispuso de una oportunidad clara de gol tras una habilitación de Nicolás González: Agüero quedó cara a cara con el arquero Stole Dimitrievski, pero la punteó y se dejó caer para buscar el penal; el árbitro no compró su exageración. A la media hora de juego, Oscar Trejo madrugó en mitad de cancha a Sergio Busquets y cedió a Radamel Falcao, quien, con un movimiento y definición magnífica dentro del área, dejó sin chances de reacción a Ter Stegen y anotó el único gol de partido al minuto 30.

Ya en el complemento, Nico González generó una aproximación antes de que Agüero rematara afuera luego de una buena combinación con Sergiño Dest. Al cuarto de hora, el ‘Kun’ definió luego de una habilitación de González, pero su compatriota Esteban Saveljich lo cerró de forma providencial.

A falta de 20 minutos para el final, uno de los destacados del Barcelona como el neerlandés Depay, generó una infracción dentro del área que él mismo ejecutó. Sin embargo, su penal fue contenido en dos tiempos por el macedonio Dimitrievski, figura del compromiso disputado en Vallecas. Ese disparo fue un presagio de otro traspié para los catalanes, quienes han decidido no culpar a su entrenador, sino al rendimiento de toda la plantilla, pues en un momento hasta la Champions parece lejana.

El Rayo sigue con su racha como local en esta Liga al cosechar un total de cinco victorias en cinco encuentros. El Barça, por otra parte, suma su segunda derrota consecutiva tras la sufrida ya en el Clásico.  

Foto: Twitter / @FCBarcelona