Como cada año la comunidad religiosa perteneciente a La parroquia de Santa María de la Asunción inició las festividades en honor al arcángel San Miguel quien para algunos es el patrono de Atlixco, debido a que su iglesia se encuentra en el cerro más alto de la ciudad.

En este 2021 todo empezó a las siete de la mañana cuando la mayordomía se dio cita para preparar las imágenes santas para comenzar el ascenso a la ermita ubicada en la punta del cerro que lleva el mismo nombre que el arcángel.

La imagen de San Miguel tallada en madera fue cargada por los feligreses durante todo el trayecto que duró aproximadamente 40 minutos, cada paso fue seguido por el grupo de danzantes denominado Las Moras de la junta auxiliar de San Pedro Benito Juárez y los Huizos de la colonia Ricardo Treviño, esta última se asienta en las faldas del cerro.

Al llegar a la parte alta tanto la imagen de San Miguel como la del diablo fueron ubicadas en sus lugares de costumbre mientras se oficiaba una misa. A partir de este día y hasta el 29 de septiembre cada mañana sonarán desde la capilla las tradicionales mañanitas.

El día de San Miguel habrá misa nuevamente en la iglesia y es una fecha en la que los atlixquenses de arraigo acostumbran subir a mostrar su respeto.

La lucha eterna entre el bien y el mal

La devoción a San Miguel surgió, según relatos de boca en boca, cuando en la época de la Villa de Carrión comenzaron a pasar cosas extrañas y paranormales, así como muchos fallecimientos y descubrieron que se trataba de fechorías porque el diablo andaba suelto. Fue entonces cuando mediante la ayuda de la iglesia católica bajo el arcángel San Miguel.

Tras una larga lucha en las inmediaciones del cerro, lo que hoy es la colonia Ricardo Treviño, el santo logró vencer al demonio y encadenarlo. Y desde entonces se repite la historia previa al 29 de septiembre de cada año. Además, existe la creencia de que cuando comienzan a suceder más accidentes o muertes en Atlixco es porque el “pituchi" como le llaman en al demonio, anda suelto.