El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) interpuso una denuncia y reforzó la seguridad de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 7, ubicada en San Bartolo, luego del robo a la farmacia registrado el miércoles.

En una ficha informativa la delegación del IMSS en Puebla informó que la denuncia ante el Ministerio Público se interpuso en contra de quienes resulten responsables.

Al afirmar que en la unidad se reforzó la seguridad “para no dar cabida a hechos similares en un futuro”, sostuvo que el suceso no afectó la operación en consultas médicas urgencias, archivo clínico, módulo respiratorio y suministro de los servicios de la UMF.

A la vez refirió que a través de la Jefatura Servicios Jurídicos coadyuva con las autoridades ministeriales para la pronta integración de la carpeta de investigación correspondiente, esclarecimiento de los hechos y paradero de los responsables.

La mañana del miércoles se reportó el robo luego de que personal de la clínica encontró a un guardia de seguridad encerrado en uno de los sanitarios.

El agraviado narró que por la madrugada había sido sometido, con engaños, por unos delincuentes, quienes lo golpearon y lo encerraron para después robar la farmacia.