Después de que cinco de los siete magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) aprobaron la destitución de su presidente José Luis Vargas Valdez, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador denunció que todos los magistrados del TEPJF están colmados de privilegios y ganan tres veces más que él, por lo que consideró “todos deberían de renunciar”.

Durante su conferencia matutina, López Obrador comentó que la destitución de José Luis Vargas como presidente del TEPJF es una vergüenza y aseguró que ayer se mostró la crisis y descomposición que hay en el organismo.

"Es un pendiente del antiguo régimen autoritario, corrupto, es lo que se heredó, es tiempo que las cosas cambien, ellos mismos deberían renunciar, todos, por dignidad, por respeto a los ciudadanos, no pueden mantener esa conducta, completamente inmoral, una autoridad electoral así, imagínense", remarcó.

Así mismo, dijo que la crisis en el Tribunal Electoral confirma que su gobierno no está interviniendo en las instituciones electorales y criticó que sus adversarios digan que su administración es una dictadura. Y afirmó que no se va a involucrar en la destitución de Jorge Luis Vargas, pues "eso es politiquería".

De igual forma, refirió que Reyes Rodríguez Mondragón, el nuevo presidente designado, alguna vez lo insultó a través de redes sociales, lo cual aseguró prueba la calidad moral de los magistrados.

TEPJF se encuentra en crisis

López Obrador dijo que la crisis y descomposición del TEPJF, son resultado de una serie de decisiones que se han tomado en los últimos meses, por lo que reiteró la necesidad de reformar tanto el Instituto Nacional Electoral (INE) como el tribunal electoral.

El mandatario, dijo que el Tribunal Electoral es un organismo clave para la democracia en México, pero insistió en que, a pesar de la crisis, su gobierno no intervendrá como lo hicieron los presidentes anteriores.

Finalmente comentó que anteriormente el INE estaba subordinado al presidente y el tribunal dependía del presidente.