El gobierno de Rusia ha sugerido que John David McAfee, creador de uno de los principales antivirus informáticos y quien iba a ser extraditado desde España a Estados Unidos por presunto delito fiscal, pudo no haberse suicidado y ha instado a esclarecer el "misterio" de su muerte.

McAfee fue hallado sin vida el día de ayer miércoles en el interior de su celda en el Centro Penitenciario de Brians 2 de Sant Esteve Sesrovires, Barcelona.

Las autoridades penitenciarias informaron que, personal de vigilancia y los servicios médicos de la prisión intervinieron de manera inmediata para practicar maniobras de reanimación, pero finalmente los médicos certificaron su muerte.

Para la Generalitat, "todo apunta a que podría tratarse de una muerte por suicidio", sin embargo, para cuestionar esta teoría, Maria Zajarova (principal portavoz del Ministerio de Exteriores ruso) ha compartido en su cuenta de Telegram un tuit publicado por el empresario el 15 de octubre de 2020, poco después de su arresto en España, el cual menciona:

"Estoy muy contento aquí. Tengo amigos. Sabed que, si muero ahorcado, como (Jeffrey) Epstein, no será mi culpa".

La ministra rusa enfatizó en que McAfee fue hallado sin vida un día después de que la Audiencia Nacional diese luz verde a su extradición a Estados Unidos, además de recordar que las autoridades estadounidenses ya limitaron el sector de los antivirus con sanciones a la empresa rusa Kaspersky.

"Quiero que el misterio en torno a muertes de destacadas personalidades públicas occidentales se resuelva, por una vez, en menos de 50 años” compartía Zajarova.

Estos hechos se han sumado a las teorías conspirativas en contra de Edward Snowden, antiguo contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense asilado en Rusia. Snowden es partidario de que los países europeos no extraditen a Estados Unidos a nadie acusado de "delitos no violentos", ya que el sistema judicial es "tan injusto" y el penitenciario "tan cruel" que "prefieren morir" a sufrirlos.

McAfee fue arrestado en octubre en el aeropuerto de Barcelona cuando se disponía a coger un vuelo a la ciudad turca de Estambul y desde entonces se hallaba en prisión preventiva. Durante la vista de extradición, el empresario, cuya deuda tributaria Estados Unidos supera los 4 millones de dólares, aseguró haber pagado "millones de dólares en impuestos" y dijo ser víctima de una persecución política por haber denunciado corrupción en la agencia tributaria.

Con información de Milenio.