La mañana de este miércoles 23 de junio, mediante el boletín oficial de Francia se hizo público que, a partir del próximo 1 de julio, las plataformas de distribución de contenidos en línea como Netflix, Amazon Prime o Disney+ deberán invertir por ley entre 20% y 25% de su facturación en Francia en producciones locales

Mediante un comunicado de prensa, la ministra francesa de cultura francesa Roselyne Bachelot aclaró: “Este decreto impone a las plataformas extrajeras las mismas reglas de producción cinematográficas que los servicios audiovisuales con sede en Francia. Deberán dedicar al menos el 20% de la facturación que realizan en Francia a la financiación de la producción de obras cinematográficas y audiovisuales europeas o en francés”.

Este porcentaje aumentará hasta el 25% para los servicios que propongan películas que hayan sido estrenadas en salas en los últimos doce meses.

En contrapartida a esta imposición, el Gobierno francés ha negociado con las plataformas para que puedan difundir películas estrenadas recientemente, cuando hasta ahora deben esperar 36 meses tras el estreno.

La norma incluye cláusulas de diversidad para evitar que la contribución se centre en grandes obras de amplio presupuesto y permita financiar las producciones independientes.

El decreto forma parte de una reforma general del sector audiovisual que busca equilibrar la inversión de los diferentes actores y propiciar la financiación de creaciones locales y europeas.

Cuando Bachelot anunció la medida en octubre de 2020, comparó la importancia de esta norma con la ley sobre la venta de libros de 1981, que, para proteger a los pequeños libreros ante la expansión de las grandes superficies, fijó un precio único en todo el país con una posibilidad de descuento máxima del 5%. 

Con información de Forbes México.