Sergio Pérez se encuentra bajo ‘mira de lupa’ desde que debutó con Red Bull en la Fórmula 1. Desde aquel marzo en Bahréin han pasado casi dos meses, es decir cuatro Grandes Premios, donde el mexicano no conseguido ser tan rápido como para subir al podio, que es lo mínimo que se espera de él tras firmar con una de las escuderías más poderosas del deporte motor.

Llegar con un nuevo equipo significa afrontar demasiados cambios y –ciertamente- eso requiere un tiempo de adaptación en todas las áreas, no sólo en la conducción del monoplaza, que en este caso se trata de uno que de por sí guarda fama por ser complicado de manejar.

Antes del inicio de la temporada 2021, ‘Checo’ advirtió que le tomaría unos cinco Grandes Premios para tener un entendimiento completo del RB16B. Hace apenas un par de semanas dijo que se guiaba con la puesta a punto de su compañero Max Verstappen para no perder el camino en su proceso de adaptación.

Hasta el día de hoy, el mejor resultado de Pérez ha sido un cuarto lugar en Portugal, pues ha terminado dos veces en quinto puesto y apenas una ocasión, en Imola, terminó fuera de la zona de puntos; dentro de la clasificación marcha en el sexto lugar con 32 unidades, 48 menos que su coequipero.

Lo anterior lleva a cuestionar si podrían ser precipitados los juicios que se han desatado sobre el desempeño del mexicano, así como si ‘Checo’ está siguiendo los pasos correctos.

 

Manejar ‘el auto de otro’

“Es bastante complicado porque ningún piloto maneja igual que otro. Quizás pueden manejar parecido, pero exactamente igual, no. Checo, como piloto nuevo en la escudería, se tiene que adaptar a esto porque el piloto que tiene la experiencia, en este caso Verstappen, lleva la mano y creo que es la decisión correcta por parte del equipo, es lo lógico de hacer”, señaló Luis “Chapulín” Díaz, ex piloto profesional con amplia experiencia en autos fórmula y prototipos.

“Es difícil porque entre piloto y piloto hay formas de agarrar el volante, hay formas diferentes en las frenadas, unos dan vuelta más suave que otros. Aquí todo lo que Checo está probando y manejando está hecho para Max y finalmente sí es un reto para él y es complicado porque se tiene que adaptar o tiene que incomodarse en ciertas partes de su estilo de manejo”.

Foto: Twitter