De diciembre de 2018 hasta marzo de 2021, el gobierno federal censó a 4 mil 966 menores de edad en orfandad por los asesinatos de sus mamás, según datos de las fiscalías de los estados y recabados por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim).

Una actualización de los datos revela que los menores huérfanos por dicha causa llegan a 5 mil 72.

Según el documento La violencia contra las mujeres en México, de la Conavim, la violencia implicó un promedio mensual de 177 casos de orfandad por feminicidio, entre diciembre de 2018 y marzo de 2021, al menos cinco niños huérfanos al día (5.9).

Es decir, que en México casi seis niños pierden a sus madres cada jornada, porque fueron víctimas de feminicidios.

En este sexenio se han perpetrado 2 mil 222 feminicidios en el país (cifras hasta marzo, que son los datos disponibles más recientes en el Sistema Nacional de Seguridad Pública), lo que ha dejado un promedio de dos huérfanos (2.2) por cada caso de violencia letal contra la mujer.

El censo que está concluyendo el gobierno federal pretende realizar un padrón de huérfanos para auxiliarlos con terapias y becas estudiantiles. También tiene la intención de ayudar con recursos económicos a quienes se hacen cargo de ellos, que por lo general son abuelos y tías.

Igualmente se quieren identificar casos conflictivos, porque se han detectado huérfanos que han quedado en manos de feminicidas que no han sido procesados, o que viven en casa de familiares de los asesinos, por lo general abuelos, y ahí son maltratados, estigmatizados, culpabilizados de que sus padres estén presos, según una información del diario El Universal.