La Liga de Balompié Mexicano -que por momentos parece tambaleante y hasta inexistente- tiene en planes iniciar con una nueva temporada el próximo 25 de junio, aunque diversos medios periodísticos indican que existe una demanda legal que les impediría dar pie a otro torneo.

Al día de hoy existe una demanda legal que arrastra Víctor Montiel, actual dueño de la LBM, por parte del que fuera Club Veracruzano de Futbol Tiburón y que tantas veces acudió a los juzgados por diversas situaciones, documento que imposibilitaría comenzar una nueva temporada.

En diciembre pasado, la franquicia jarocha que fuera dada de baja por los dirigentes y presentó una querella contra Víctor MontielRafael FonsecaCarlos Salcido, y a la Liga de Balompié Mexicano, debido a las promesas no cumplidas por parte de estos dirigentes en lo que concierne a pagar la operación del equipo, como se había pactado originalmente.

Otra de las cuestiones que se denunciaron en su momento fue la falta de pagos a jugadores, cuerpo técnico y staff, por lo que –en conjunto- se habla de una demanda por más de 5 millones de pesos.

El proceso se ha redirigido hacia la personalidad jurídica: La Liga del Balompié Mexicano, lo que impediría que volviera a funcionar al menos hasta que se deslinden responsabilidades.

Ya con el exportero Carlos Briones como el rostro de la Liga, que sigue siendo propiedad de Montiel, no se hecho un anuncio oficial sobre la cantidad de equipos con los que se volvería a reactivar el torneo, aunque también se desconoce si se hará cargo de las deudas que quedaron de su edición anterior. El proceso, detenido por la pandemia, está a punto de reiniciarse.

Foto: Twitter