Con Jorge “Chatón” Enríquez y Carlos “Gullit” Peña a la cabeza, exfutbolistas y parte de los integrantes del cuerpo técnico del Club Veracruzano de Futbol Tiburón (CVFT) presentarán una demanda laboral en contra de Diego Bartolotta Camarillo debido al incumplimiento de sus contratos, además de reclamar un monto de 3 millones de pesos por despido injustificado, salarios sin cubrir, premios y bonos que jamás recibieron.

El abogado Alfredo Sánchez López, acompañado por el futbolista Carlos Castro y el director técnico Carlos Cazarín, anunció este lunes que, en total, su despacho interpondrá 17 demandas en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, en contra de Diego Bartolotta como presidente del club y Antonio Martínez Esquivel, representante legal del mismo.

Explicó también que el proceso legal busca que tanto jugadores como staff del equipo que no alcanzaron a cobrar lo que les correspondía por sus servicios prestados, puedan percibir finalmente la parte no cubierta por el club. En casos como el del DT Carlos Cazarín la deuda alcanza los siete meses de sueldo, pues el estratega participó desde visorías con el equipo, mientras que los jugadores no habrían recibido un solo pago por sus servicios.

 

Embarran a los “mandamás”

Sánchez López reveló que este asunto podría incluso alcanzar a la propia Liga de Balompié Mexicano (LBM), organismo al que hace un llamado a través de su presidente, Carlos Salcido, para que actúe en consecuencia y ponga seriedad al tema, así como para que intervengan en que sus defendidos logren cobrar el dinero que legalmente les corresponde.

Para el caso se llamará para rendir cuentas a Ofelia Jaramillo, alcaldesa de Tlapacoyan, Veracruz, debido a que el equipo jugó al menos un partido en aquel municipio bajo la invitación de la presidencia municipal, donde se vendieron entradas y productos con la presencia de los afectados. También se requerirá a la gente de la marca deportiva Keuka, patrocinadores de los uniformes que utilizaron los jugadores durante su etapa en el club.

Entre otras cosas, agregó que también tienen conocimiento de que el equipo cambió de dueños, por lo que están en proceso de saber quiénes son y hacerlos partícipes de este tema, insistiendo que tanto la Asociación Nacional de Balompié Mexicano, como la Confederación Internacional de Futbol Independiente (CONIFA) deben intervenir a favor de los jugadores afectados, aunque en esta última instancia hay poca confianza debido a que Diego Bartolotta es el presidente del organismo en Sudamérica.

Foto: Instagram / @gullitpena_27