Los Obispos de la Provincia Angelopolitana, integrada por las Diócesis de Puebla, Tlaxcala, Tehuacán y Huajuapan de León, Oaxaca, dieron a conocer medidas para llevar a cabo durante la Semana Santa

Las celebraciones litúrgicas presenciales se realizarán con las medidas de protección contra el Covid-19, tales como: utilizar de manera correcta el cubrebocas, aplicar el gel antibacterial y conservar la sana distancia, además, el aforo permitido en los templos será del 30 por ciento.

Al recibir la comunión, esta se dará en la mano y al hacer el gesto del saludo de la paz, no se llevará a cabo con la mano, únicamente una reverencia.

Para las personas que no puedan trasladarse hasta el lugar donde se lleven a cabo las eucaristías, habrá celebraciones litúrgicas virtuales a través de las páginas oficiales de cada iglesia, previamente se darán conocer los horarios.

Durante el Domingo de Ramos, la conmemoración de la Entrada del Señor en Jerusalén deberá llevarse a cabo en el interior de la iglesia, sin procesión de fieles,

Acompañado de algunos ministros, con bendición desde la puerta de ingreso, los fieles deberán permanecer sentados en su lugar con sus ramos y palmas para acompañar a la imagen del señor.

La consagración del “myron” o “Santo Crisma” se hará, según la costumbre, en la iglesia Catedral, con la participación significativa de algunos pastores, ministros y fieles, a fin de distribuirlo en días posteriores, de manera conveniente y adecuada, ya sea en la Catedral o bien en el lugar que el Obispo designe.

En cuanto a la renovación de las promesas sacerdotales, éstas podrán llevarse a cabo según el criterio de cada Obispo en fecha, lugar y modo que se designe.

Para el Jueves Santo, los sacerdotes celebrarán la Misa de la Cena del Señor en sus parroquias. El gesto mimético del lavatorio de los pies, por su carácter facultativo, se omite. El Santísimo Sacramento se reservará en el Sagrario, como de costumbre; no se llevará a cabo la procesión para su traslado.

En cuanto a los que se vieron impedidos de participar de forma presencial o virtual, se les invita a celebrar el Oficio Divino en la Hora de Vísperas desde sus casas.

El Triduo Pascual deberá realizarse los días viernes, sábado y domingo, precedido de la misa “in coena Domini”, víspera de la Pasión del Señor, en la que anuncia la entrega de su Cuerpo y el derramamiento de su Sangre para el perdón de los pecados.

En las celebraciones litúrgicas de cada día y especialmente durante los sagrados oficios del Viernes Santo, deberá incluirse en la Oración Universal las siguientes intenciones: por el fin de la pandemia, por la salud de los enfermos y por el eterno descanso de quienes han muerto a causa de esta enfermedad.

En el gesto de la adoración de la cruz (adoris) se omite el beso; se cambia por un momento de adoración en silencio o entonando algunos cantos penitenciales.

La Vigilia Pascual y Domingo de Resurrección se recomienda para quienes no puedan participar en la Vigilia Pascual y Domingo de Resurrección de forma presencial en sus iglesias, conectarse virtualmente a la celebración presidida por el Obispo en su respectiva Catedral.