El Gobierno de Japón ya ha comenzado a barajar sus opciones para encontrar viable organizar los Juegos Olímpicos de Tokio, donde una de las principales estrategias sería realizarlos sin público debido a la pandemia, opción que hasta ahora no se había querido contemplar, según publicaron este viernes distintos medios locales.

La medida habría sido puesta sobre la mesa en aras de que los Juegos salgan adelante el próximo verano a pesar de que tanto Japón como otros países registran cifras récord de contagios, como señalan distintas fuentes gubernamentales a la agencia local Kyodo.

Hasta ahora, tanto el Ejecutivo nipón como los organizadores han manifestado su intención de celebrar unos Juegos "de forma completa" o con presencia de público en las gradas; claro está, lo anterior conllevaría a múltiples restricciones dirigidas a prevenir contagios.

El Gobierno contempla ahora las tres opciones de abrir los estadios sin restricciones, pero con un tope de entrada fijado en el 50 por ciento del aforo total o que las competiciones se celebren a puerta cerrada, entre las que se decidirá según evolucione la pandemia, detallan las citadas fuentes.

Dichos planes de las autoridades niponas salen a la luz el mismo día en que el Ejecutivo ha desmentido con rotundidad una nota publicada por el diario británico The Times, donde supuestamente el Gobierno habría sentenciado ya como ‘imposible’ la celebración de los Juegos este verano.

Los anfitriones tienen previsto tomar una decisión certera en los próximos meses que defina la presencia de público en las gradas y sobre si se permitirá, y en qué medida, la llegada de visitantes extranjeros a Japón con motivo de los Juegos.

El país asiático ha mantenido sus fronteras cerradas desde finales del pasado diciembre para evitar la propagación de las nuevas cepas del coronavirus, mientras que Tokio y otras de las principales regiones del país se encuentran bajo estado de emergencia sanitaria desde inicios de mes, ante el aumento récord de contagios.

Esta medida excepcional conlleva, entre otras restricciones, establecer un límite para la presencia de espectadores en eventos multitudinarios.

Toshio Nakagawa, presidente de la Asociación Médica de Japón, afirmó este viernes en una comparecencia ante los medios que ve ‘difícil’ que el país pueda permitir la entrada de visitantes foráneos debido al riesgo que esto aporte, además de la presión adicional sobre el sistema sanitario nipón que en estos momentos se encuentra al límite de su capacidad.

Por su parte, Thomas Bach, presidente del COI, señaló la necesidad de "ser flexibles" y de estar dispuestos a "hacer sacrificios" para garantizar la seguridad de los participantes en los Juegos, al ser cuestionado sobre la presencia de público en las gradas durante una entrevista a Kyodo.

Foto: Twitter