Los organizadores de Tokio 2020 contemplan entre sus normativas impedir a los espectadores gritar o hablar en voz alta durante las competiciones olímpicas, además de limitar la entrada a los estadios y otras medidas para prevenir contagios de Covid-19.

El comité organizador anunció las medidas que ha comenzado a discutir con las autoridades niponas con el fin de garantizar la seguridad sanitaria de los espectadores durante la cita olímpica, tras abordar acciones similares para los atletas y otros participantes en el evento.

"Queremos estar seguros de ofrecer la oportunidad de que haya espectadores en las gradas, incluyendo visitantes extranjeros", dijo el director ejecutivo del evento, Toshiro Muto, durante una rueda de prensa telemática.

Muto precisó que las condiciones definitivas para la presencia de público en las gradas olímpicas se decidirán la próxima primavera, en relación de cómo evolucione la pandemia en Japón y en el resto del mundo, así como de las restricciones de entrada al país que las autoridades aplican a visitantes extranjeros.

 

Limitación de aforo y extranjeros

La cantidad de público que podrá acceder a los estadios se basará en lo establecido por el Ejecutivo nipón, que actualmente permite hasta un 50 por ciento del aforo total en los estadios, aunque han autorizado llenar hasta el 80 por ciento de los asientos en determinados eventos a modo de prueba.

"Vamos a monitorizar los resultados de estos experimentos y ver qué podemos aprender", señaló Muto, quien agregó que a día de hoy "es imposible" determinar cuánto público habrá en las gradas debido a que la situación de la pandemia, tanto dentro como fuera de Japón, "es muy incierta" y podría cambiar en cualquier instante.

En cuanto a los visitantes extranjeros permitidos, los organizadores ven complicado obligar a todos los que se desplacen a Japón para los Juegos a cumplir los catorce días de aislamiento que actualmente exigen las autoridades niponas, por lo que en su lugar planean aplicar un amplio dispositivo de control de sus condiciones de salud.

Los anfitriones prevén realizar pruebas PCR a las y los visitantes tras su llegada al país y controlar frecuentemente su temperatura corporal y posible exposición a contagios, entre otras medidas.

 

Para las y los aficionados

Los anfitriones planean aplicar directrices enfocadas en "reducir la densidad de público y el riesgo de contagio por vía aérea" dentro de los estadios, según Muto.

Entre ellas se encuentra la de exigir a los espectadores utilizar mascarilla, monitorizar su estado de salud al acceder a los estadios y "pedirles que no griten o hablen en voz alta", comentó Muto, quien añadió que los organizadores "estudiarán si estas recomendaciones son efectivas y factibles".

Falta que los organizadores definan cómo se garantizaría el cumplimiento de estas normas, y en este sentido contemplan denegar la entrada a los estadios o expulsar a los espectadores que no las respeten, según consta en un borrador de Tokio 2020.

Otras medidas “anticontagios” incluyen garantizar una buena ventilación en las zonas cubiertas, instalar desinfectantes de manos o habilitar pantallas y otros separadores físicos para mantener distancia social entre espectadores.

Foto: Captura de Pantalla de Twitter