El gobernador Miguel Barbosa opinó que el Congreso de Puebla no puede ser presionado o condicionado por un grupo para legislar sobre la despenalización del aborto y reconoció que el tema se está politizando.

Durante la conferencia mañanera refirió que en su experiencia legislativa ningún grupo ha presionado para que se legisle a favor o en contra de una iniciativa de ley.

En alusión a los grupos feministas que tienen tomado el Congreso de Puebla y que exigen legislar sobre el aborto, refirió que el Poder Legislativo debe comprometerse con una ley o política pública con la pluralidad de las fuerzas políticas, pero no en base a “condicionamientos”.

“No puede haber un condicionamiento de esa naturaleza a un Congreso; que se entienda eso (…), para poder encausar este planteamiento que hace un grupo o movimiento de siete, ocho, 10, 15 o 20 personas, en el sentido que se despenalice el aborto en la legislación poblana”, comentó.

Barbosa refirió que hay un escenario de debate, pero si no tiene un propósito puede convertirse en una confrontación: “es a lo que está llevando esta toma de la sede del Congreso”, añadió.

Tras reconocer que el tema es político, pidió a los funcionarios de Morena pue no confundir “las cosas” pues dijo que hay una intención de crear una imagen de que encabezan los grandes temas de “la izquierda”.

Aunque no dijo el nombre de la presidenta de la capital, Claudia Rivera y de los miembros de su gabinete que han participado en el movimiento, Barbosa les pidió comportarse con mesura.

También, el gobernador refirió que la izquierda no sólo es legislar el aborto sino ir contra la desigualdad, la corrupción y el abuso, e insistió en que el Congreso de Puebla debe definir sus propios tiempos para debatir.

Reiteró que la sociedad en su conjunto debe opinar, no solo algunos gremio o grupos. En el caso de las feministas reprobó que no dejen ver su cara. “Le legislación es por los grupos parlamentarios, no bajo presión y menos con personas que tengan el rostro medio cubierto; no es la forma”, agregó.

 Garantiza que no habrá represión

Asimismo, el gobernador Miguel Barbosa garantizó que no habrá represión en contra del movimiento y justificó que la llegada de policías al recinto legislativo fue para dar garantía del resguardo del edificio.

“El presidente de la Junta de Coordinación Política (Gabriel Biestro) solicitó a la Secretaría de Seguridad Pública el resguardo de la sede y es su obligación otorgar el apoyo al Poder Legislativo para resguardar la sede y no para reprimir a nadie. ¡Qué se hable con la verdad!”, sentenció.

Este 30 de noviembre, elementos de la Policía Estatal ingresaron al Congreso de Puebla que se encuentra tomado por feministas desde la tarde del martes.