Cada 24 horas un promedio de 5 mujeres en Puebla fueron víctimas de abuso sexual, golpeadas o asesinadas en los 10 primeros meses de 2020.

Los feminicidios, los homicidios dolosos, las lesiones y la trata de personas son los delitos que más han afectado al género femenino de enero a octubre, de acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), con mil 738 víctimas.

Este 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que permite la reflexión y denunciar las agresiones de género.

Hasta el último reporte del sistema nacional de seguridad, en Puebla 114 mujeres fueron asesinadas, aunque solo 45 de los crímenes son reconocidos como feminicidios.

Las víctimas por lesiones dolosas, que es una agravante de homicidio, se encuentran en mil 624 mujeres. Contra mil 509 de ellas se usaron diversos elementos, en 51 armas blancas y en 47 una pistola.

Los municipios feminicidas

En 25 municipios de Puebla se concentran las denuncias ante el Ministerio Público por feminicidio, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

La ciudad de Puebla tiene 7 carpetas de investigación abiertas, 4 más son de Zacatlán, Coronango, Chietla y San Martín Texmelucan tienen tres cada uno. En tanto, dos casos son indagados de manera individual en Izúcar de Matamoros, Atlixco, Palmar de Bravo y San Salvador Huixcolotla.

Con una denuncia están los municipios de: Acajete, Acatlán, Ahuazotepec, Atempan, Cuautlancingo, Huehuetla, Huejotzingo, Cañada Morelos, Nealtican, Ocoyucan, San Andrés Cholula, San Nicolás de los Ranchos, Tecali de Herrera, Tehuacán, Tulcingo y Zihuateutla.

Es preciso señalar que entre enero y octubre 45 asesinatos de mujeres fueron calificados como feminicidios, y en ellos 7 víctimas eran menores de 17 años. En 12 casos se utilizó un arma de fuego y en 6 un arma blanca.

Aumenta el hostigamiento sexual y violencia familiar

Las denuncias por violencia familiar y delitos sexuales como abuso y hostigamiento –en su mayoría cometidos en contra de las mujeres– incrementaron en 10 meses de 2020 en relación con 2019.

El hostigamiento sexual pasó de 48 a 54 casos, lo que representa un aumento de 12.5 por ciento. El abuso sexual se mantiene en 607 querellas ante el Ministerio Público.

De enero a octubre de 2019 hubo 7 mil 676 acusaciones por violencia familiar, que representa un aumento de 0.2 por ciento en relación con este año cuando sumó 7 mil 694 casos reportados.

En contraste hubo una disminución en acoso sexual de 26.6 por ciento (con 198 carpetas de investigación), en violación simple de 27.2 por ciento (353) y en violación equiparada de 12.8 por ciento (277).

Poblanas, víctimas de delitos sexuales digitales

Durante el encuentro “Juntas Somos Más Fuertes”, organizado el 29 de febrero de 2020 por el Observatorio de Violencia de Género en los Medios (OVIGEM), y el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla, 9 mujeres de manera pública manifestaron ser víctimas indirectas o directas de violencia digital.

Las afectadas narraron que tenían entre 17 y 43 años de edad al momento de ser atacadas. Ninguno de los casos había tenido una solución en el ámbito penal, incluso cuando dos de ellas llevaban ya un año con un proceso abierto.

Así lo relatan en el informe: Justicia en trámite. El Limbo de las Investigaciones sobre Violencia Digital, que integró el OVIGEM.

El reporte da a conocer que Puebla se encuentra en semáforo rojo en opacidad sobre las denuncias por delitos sexuales de manera digitales.

Lo anterior, después de que la Fiscalía General del Estado, a cargo de Gilberto Higuera, omitió proporcionar datos sobre este tipo de denuncias.

Uno de los casos que da a conocer es el de una mujer joven que fue contactada a través del perfil de una amiga en la red social Facebook, invitándole a ser parte de una campaña contra el cáncer de mama supuestamente realizada por el Hospital Universitario La Paz, en España.

“La participación consistía en el envío de fotografías y videos de sus senos desnudos para sensibilizar sobre revisiones mamarias preventivas, a cambio de una compensación económica que nunca llegó. El material fue solicitado de manera gradual, cada vez más explícito. Ella envió las fotografías y dejó de recibir respuesta.

La identidad de su amiga había sido suplantada y la campaña era un engaño para obtener imágenes íntimas de mujeres jóvenes. Inmediatamente decidió acudir a la ciberpolicía y la Fiscalía para denunciar, sin embargo, no recibió apoyo, bajo el argumento de que había accedido a enviar las fotografías. Ella quería saber cuál había sido el destino de sus imágenes y quién estaba detrás del engaño”, relata la historia.

La pareja de la joven se molestó con ella por “romper la confianza” al enviar fotografías íntimas a un tercero, y el apoyo inicial que le brindó se transformó y terminó la relación.

Puebla avanzó en el país en sanción a mujeres

De acuerdo con el informe El Limbo de las Investigaciones sobre Violencia Digital, Puebla fue el primer estado que adoptó reformas impulsadas bajo el marco de la “Ley Olimpia”.

Además de que fue el único que reconoció el “ciberacoso” como delito al crear el artículo 278 nonies, que establece: “Comete el delito de ciberacoso quien hostigue o amenace por medio de las nuevas Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones (TICS), redes sociales, correo electrónico o cualquier espacio digital y cause un daño en la dignidad personal, o afecte la paz, la tranquilidad o la seguridad de las personas”.