Puebla avanzó con la tipificación de la violencia en el noviazgo para castigar las agresiones físicas, sexuales, psicológicas o cualquier otra contra las mujeres de parte de sus parejas sentimentales.

Por unanimidad la Comisión de Igualdad de Género aprobó este lunes una serie de reformas a la Ley para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

En sesión virtual se avaló agregar una sección séptima denominada “de la violencia en el noviazgo”, que contendrá tres artículos.

El 23 Ter establecerá que la violencia en el noviazgo: “es todo acto intencional dirigido a dominar, someter, controlar o agredir de manera física, psicológica o sexual, a la mujer adolescente o adulta con quien se tiene una relación de hecho, afectiva, de romance, enamoramiento o noviazgo, con el objeto de ejercer presión, manipulación o maltrato”.

El 23 Quater precisará que: “son actos obligados, los no consentidos por alguna de las partes, orientados a satisfacer necesidades o deseos sexuales, mismos que atentan contra la integridad física, psicológica y moral de las mujeres o adolescentes”.

A su vez el 23 Quinquies señalará que: “las acciones orientadas a controlar, restringir, vigilar, con la intención de aislarla socialmente, desvalorizarla, denigrarla, humillarla, o hacerla sentir mal consigo misma, destruir su confianza en sí misma o en la pareja, es considerado también violencia en el noviazgo”.

Para castigar estas conductas en el noviazgo se utilizará la legislación vigente en el Código Penal, por ejemplo, las lesiones físicas ameritan hasta cinco años de cárcel, igual que el abuso sexual.

5 de cada 10 mujeres son víctimas

Previo a la votación de la reforma se alertó sobre el alto índice de violencia en el noviazgo en México, pues de acuerdo con la última Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), 5 de cada 10 mujeres de 15 años o más han sido víctimas de violencia por parte de su pareja durante su última relación.

El 54 por ciento de las encuestadas dijo que fue obligada a dejar de hablar o emitir opinión; el 45 por ciento toleró acusaciones de engañar al novio, y el 54 por ciento sufrió ser controlada o dominada en cuanto a sus movimientos o decisiones.

El 59 por ciento fue ignorada, no tomada en cuenta o no haber recibido cariño; el 49 por ciento obligada a cambiar su forma de vestir; el 47 por ciento fue avergonzada, menospreciada o humillada; el 49 por ciento estuvo vigilada o espiada, y el 46 vivió intimidación.

En la sesión también se aprobó otra reforma al artículo 56 de la misma ley, para que los albergues o refugios de mujeres permitan regresar a víctimas de violencia si sufren otra agresión.

Para que las reformas aprobadas se promulguen su ratificación será puesta a votación de los 41 diputados del pleno en la próxima sesión ordinaria.