Este viernes el Club Puebla logró dar una de las sorpresas quizás más inesperadas dentro del torneo Guar1anes 2020 al avanzar a la zona de “reclasificación” gracias a su victoria 1-0 ante Atlético San Luis, combinado con el empate del América ante FC Juárez que permitió a los enfranjados colocarse en la siguiente fase.

Puebla sumaba 5 años consecutivos de no ingresar a instancias finales de un torneo dentro de la Liga MX, por lo que su clasificación podría catalogarse como uno de los logros más significativos dentro de la era de Juan Reynoso, quien llegó como auxiliar desde el Apertura 2017 y tomó las riendas el club en el Apertura 2019.

La Franja lucía desde las primeras jornadas como el invitado incómodo del torneo al colgarse del primer sitio apenas en la fecha 1, consiguiendo una marca de dos victorias y un empate hasta que cayó 2-1 ante Tigres en la jornada 4. Desde entonces se auguraba un buen torneo para los de la angelópolis aunque la situación se complicó debido a que la pandemia alcanzó a miembros titulares del equipo, bajando en rendimiento y condición para conseguir apenas 6 victorias, 2 empates y 9 derrotas en el torneo.

Bien o mal Puebla ha logrado colarse dentro de las últimas posiciones al implementado sistema de reclasificación y jugar después de 5 años un partido que pueda catapultarlos hasta cuartos de final, encuentro que no juegan desde 2015.

Destacables las actuaciones de Nicolás Vikonis, Daniel Álvarez, Maximiliano Perg y Santiago Ormeño, quien, además de convertir el único tanto del encuentro, sumó 6 ‘dianas’ a su cuenta personal siendo el más destacado de la escuadra al menos por esta temporada.

 

Les cayó bien la pandemia

Rayados consiguió hacerse con la Copa MX el pasado miércoles luego de derrotar 2-1 en marcador global al equipo de Tijuana, consiguiendo así el ansiado “triplete” al ser los vigentes campeones de la Liga MX y de Liga de Campeones de Concacaf, pues debido a la pandemia de Covid-19 tanto la liga mexicana como el certamen de la Confederación tuvieron que suspenderse de manera prematura.

De alguna manera los dirigidos por Antonio Mohamed cargaban con una responsabilidad grande y común en los equipos regios, pues se trata nada menos de la plantilla más cara dentro de la Liga MX y la séptima más costosa de América, sólo por debajo de clubes como LAFC (Estados Unidos), Corinthians (Brasil) y Atlanta United (Estados Unidos), de acuerdo con un ranking realizado por el portal Forbes.

Monterrey llegó a estas instancias luego de marchar como último lugar en el Clausura 2020 festejado a inicios de este caótico año, donde no lograron una sola victoria luego de 10 jornadas disputadas, torneo que para su fortuna se suspendió en marzo. Tijuana, ya sin aspiraciones de clasificación, logró darle un partido digno a los vigentes “campeones de todo”, pues la mínima diferencia hizo estragos en la escuadra fronteriza para quedarse con las ganas de acariciar la Copa, quizás última debido a la desaparición de la Liga de Ascenso.

 

La camiseta ya no pesa

El reciente escándalo suscitado dentro del plantel de Chivas destapó, de nueva cuenta, toda una red de indisciplinas suscitadas dentro del club, donde el despilfarro y la desatención son una de las constantes para los jugadores a quienes, en algunos casos, la camiseta parece pesarles.

Futbolistas como Dieter Villalpando, Eduardo López, Alexis Peña y José Juan Vázquez no deberían estar en el Club Deportivo Guadalajara. La acusación es grave y no es para menos, pues hablar de un abuso sexual no debería tomarse a la ligera dentro de ningún círculo. Ahora bien, tratándose de jugadores de un equipo profesional y con el prestigio que carga el Rebaño, una situación de esta índole se vuelve inaceptable.

El accionar de Amaury Vergara y Jorge Peláez parecería ser “acorde” por no escatimar en echar al jugador, tachado de responsable, pero ese tipo de decisiones se toman “antes de la tragedia”, no cuando la situación se ha vuelto una constante e incluso algunos jugadores (como la “Chofis”) insisten en aparecer dentro de la “lista negra” del club.

Lejos de que Guadalajara sea una ciudad que podría "incitar" a cualquiera, lo que les terminó pesando fue la camiseta y los supuestos valores manejados dentro de la institución, pues existen personajes que aunque no llegaron al club en calidad de “figuras” han rendido el máximo y llenan el puesto que les pertenece; tal es el caso de Jesús Molina, Hirman Mier e Isaac Brizuela, quienes ya se han ganado un espacio dentro del cuadro titular y reconocimiento por parte de la afición.

Por otra parte, trascendió que Dieter Villalpando podría ser víctima de extorsión luego de que Mediotiempo, portal deportivo con amplia cobertura nacional, revelara que existió una oferta por parte de la supuesta afectada donde pedía 440 mil pesos para retirar la denuncia, hecho al que el mediocampista no habría accedido e incluso presentó una demanda por el delito de extorsión.

La versión, aunque extraoficial, podría librar al mexicano para continuar con su carrera dentro de México, aunque de manera anticipada la misma fuente que reveló el dato sitúa al jugador en una posición de "perder o perder", pues la supuesta víctima aseguró contar con fotos, videos y hasta conversaciones para hundir al exchiva.

 Semana de tema múltiple dentro del futbol mexicano, aunque lo bueno recién comienza.

Nos leemos pronto.