El cierre de año es incierto para el sector restaurantero debido a que la economía se encuentra muy golpeada y no ha permitido que los establecimientos se repongan del impacto económico que ha dejado la pandemia, por lo que sus ventas se mantienen en un 60 por ciento con relación al año anterior y han provocado el cierre de 120 restaurantes. 

Así lo informó a e-consulta la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, quien explicó que debido a las restricciones implementadas por las autoridades para evitar contagios en las festividades de Día de Muertos, no se tuvo el repunte de ventas que se esperaban del 15 por ciento.

Indicó que se espera tener un alivio con el Mole de Caderas y llegar a la meta de comercialización de cerca de 100 mil porciones, lo que dejaría una derrama económica de 45 millones de pesos a pesar de seguir en aforo reducido del 33 por ciento, ya que hasta el momento no se tiene ninguna reservación por parte de empresas para festejar el fin de año.

“La verdad es que ahorita con el mole de caderas esperamos tener un alivio. Diciembre siempre es un buen mes para el sector restaurantero pero no sabemos cómo se va a comportar este año porque sabemos que la economía está lastimada y las empresas están optimizando sus recursos ya que los convivios que antes se deban pues no se darán de la misma forma”, argumentó. 

Indicó que la situación económica está muy difícil y si bien algunos restaurantes están abiertos en zonas turísticas, centros comerciales y algunas avenidas en donde las ventas sí han mejorado, no traen ventas como en años anteriores y se encuentran entre 55 o 60 por ciento abajo con relación al año anterior. 

Además reconoció que algunos corredores como en Centro Histórico, donde se encuentra cerca de 200 restaurantes afiliados, la situación no ha logrado normalizarse y siguen batallando con las malas decisiones del Ayuntamiento y se ven en riesgo de cerrar. 

“Afortunadamente no se ha movido la cifra de 120 negocios que han cerrado y que dejaron sin trabajo a cerca de 2 mil personas. Está siendo un año muy difícil y esperamos que pronto vayan repuntando las ventas y que no vaya a haber un rebrote que nos lleve a resguardo”, expuso. 

Finalmente reconoció que la actual preocupación de los agremiados radica en un probable rebrote de Covid-19, por lo cual exhortan a sus afiliados y a comensales a no relajar las medidas porque cerca de 330 comercios estarían en riesgo de cerrar definitivamente si es que nuevamente la entidad cae en confinamiento.