Luego de cosechar su primera derrota en la temporada ante el Getafe, el Barcelona logró reivindicarse al sumar y golear en el arranque de la UEFA Champions League.

El cuadro catalán venció 5 goles a 1 a un débil Ferencvaros de Hungría, partido que tuvo lugar en el Camp Nou donde al final la asistencia del público simplemente no se consiguió.

Al inicio parecía que el equipo húngaro disputaría la tenencia del balón sin empequeñecerse ante el rival, pero a los 5 minutos de juego se replegaron al fondo para apostar al contragolpe y los pelotazos largos.

Dicha táctica defensiva la aprovecharon bien los dirigidos por Ronald Koeman, pues lograron adueñarse del balón y generar juego.

La primera anotación llegó por la vía penal luego de que “La Pulga” recibiera un pase por derecha y decidiera entrar al área rival con gran velocidad. Tras ser derribado, el árbitro no dudó y cobró la infracción valiéndole el primer gol a Lionel Messi en el certamen.

El 2-0 llegó casi al final de la primera mitad (42’) por cortesía de Ansu Fati, quien se apoyó con Frankie De Jong para filtrarse entre los rivales y rematar al arco en una jugada bien pulida por el holandés.

Philippe Coutinho, Pedri González y Ousmane Debélé contribuyeron a la causa e hicieron lo propio al 52’, 82’ y 89’, respectivamente, con lo que cerraron una primera jornada bastante favorable de cara a lo que será su segundo partido ante la Juventus.

Por su parte, Ferencvaros descontó al minuto 70 por la vía penal, anotación que vino por parte del ucraniano Ígor Jaratin.

Foto: Twitter / @FCBarcelona