Aunque para algunos resulte más sencillo, lo cierto es que deshacerse de los kilos de más no es una labor simple. Al someternos a un proceso de adelgazamiento en algún momento de la vida se nos concientiza sobre que el viaje no será ni corto ni fácil, aunque se plantea la idea clara de cómo perderemos peso y luciremos un físico más trabajado.

El error cometido por miles de personas es buscar en internet cómo adelgazar y creer en algunas “dietas milagro” que prometen beneficios en poco tiempo. La mayoría de esos planes no se encuentran supervisados por profesionales y un alto porcentaje de casos termina de la misma manera: con un efecto de “rebote” al pesar más que cuando se comenzó el proceso.

Para adelgazar verdadera y sanamente hay que ponerse en manos de nutricionistas y expertos en alimentación que nos garantizan una preparación y conocimientos para perder peso con control y sobre todo con garantía, y entre los mejores consejos que podemos recibir están los de algunos alimentos que debemos evitar comer sobre todo a determinadas horas.

 

Los alimentos “prohibidos”

Resulta vital saber qué comer y cuándo hacerlo si nos sometemos a algún régimen alimenticio o si los resultados de cierta rutina de ejercicios simplemente no son visibles aún, pero hablemos ahora sobre las cuatro comidas que no deben ingerirse a partir de las cuatro de la tarde en caso de no querer boicotear nuestro intento por perder peso.

Antes de iniciar recalquemos que decantarse por alimentos sanos a la hora de comer entre horas resulta vital si queremos realmente perder kilos de más.

"Como norma general, es mejor evitar los alimentos procesados y los refinados. Además de tener un alto contenido de grasas saturadas, azúcar y/o sal, a menudo son bajos en nutrientes y están cargados de calorías, lo que nos dificulta controlar nuestro peso", señala la nutricionista Helen Bond en su explicación sobre cómo ingerir algunos alimentos, sobre todo si no son del todo saludables, en nuestro proceso de adelgazamiento.

 

  • Pan Blanco

Bond señala que jamás debemos ingerir pan blanco a partir de las cuatro de la tarde debido a su alto índice glucémico (IG), un sistema que clasifica los alimentos que contienen carbohidratos y que revela que aquellos con un IG alto pueden aumentar los niveles de azúcar e insulina. Además, el pan blanco tiene un bajo contenido en fibra, por lo que no logra saciar el apetito ni evita que comamos más.

 

  • Adiós helado

El segundo alimento que debemos borrar de nuestra dieta después de las 16:00 horas es el helado. Según la nutricionista Edwina Clark se trata de un alimento que posee mucho azúcar:

"El helado es un alimento muy alto en carbohidratos y comer muchos carbohidratos refinados provoca una acumulación de grasa abdominal", comentó.

 

  • Ciertos snacks después del trabajo o escuela

En caso de que seas de las personas a quienes les apetece al llegar a casa un refresco o una cerveza con patatas fritas, la gran mayoría de los nutricionistas coinciden en que es una mala decisión. La razón es que los aperitivos salados, aunque son muy populares, tienen una alta cantidad de grasas saturadas, carbohidratos refinados y sal. Todo ello nos aporta muchas calorías y no permiten el proceso de adelgazamiento.

Un estudio publicado por The Sun reveló que las personas que comen un paquete diario de patatas fritas acumulan tanta grasa como si bebieran cinco litros de aceite de cocina al año. Por eso, los aperitivos salados se han relacionado históricamente con el aumento de peso y los especialistas recomiendan sustituirlos por alimentos más sanos como los frutos secos o la fruta.

 

  • Chocolate con leche

El último lugar de esta lista lo ocupa el chocolate con leche. Además de ser alto en azúcar y contener mucha grasa, también puede provocar problemas de sueño debido a su contenido de cafeína. Es mucha mejor opción decidirse por el chocolate negro debido a que tiene una cantidad mucho menor tanto de azúcar como de grasa, además de otros beneficios para la salud derivados de sus antioxidantes naturales.

Helen señala que "cuando aprieta el hambre, es interesante probar aperitivos saludables y comerlos lentamente, en vez de devorar productos altos en calorías”.

Como opciones de “snack saludable” mencionó las barritas de vegetales, dados de fruta, frutos secos o pan integral solo o con productos sanos como el aguacate son la mejor solución para llevarse a la boca sin que la dieta lo resienta.

Foto: Twitter / @elpozobienestar