Como consumidores una de las costumbres que solemos adoptar a la hora de acudir de compras al supermercado es tomar un producto y checar su fecha de caducidad o fecha de consumo preferente, con el fin de saber si el producto podría rendir guardado en la alacena o refrigerador antes de descomponerse.

Esta acción no es mala y de hecho se toma como medida de precaución, ya que esa fecha nos indica el momento óptimo para consumir el producto, pero lo que no siempre se explica con claridad es que existen algunos alimentos o productos que pueden consumirse incluso si ya han caducado.

Lo primero que debes saber es que existe una diferencia entre la fecha de caducidad y la fecha preferente de consumo. La fecha de caducidad hace nocivo su consumo luego de pasar dicho día y mes establecidos, mientras que la otra solamente comenzara a perder sus propiedades una vez que la fecha expire.

Ahora bien, ¿cuáles son esos productos que podrían consumirse después de la fecha indicada? Aquí te lo enlistamos:

 

  1. Yogur

Este producto lleva consigo una fecha de consumo preferente y no de caducidad, por lo que no hay riesgo de que resulte nocivo para la salud, aunque sí podría perder sus propiedades.

  1. Papas fritas y frutos secos

Estos productos comenzarán a perder parte de su calidad, pero no supondrán un problema para tu salud en caso de que los consumas.

  1. Pan de caja

El pan de caja trae también una fecha de consumo preferente, por lo que podrás seguir consumiéndolo una vez vencida esta fecha.

  1. Refrescos y alcohol

Los refrescos y las bebidas alcohólicas también pueden ser consumidos más allá de la fecha indicada, aunque algo sí es seguro: su sabor y color no serán los mismos.

  1. Galletas y bollos

Las galletas y los bollos que superen el consumo preferente pueden estar algo más rancios y secos, aunque no suponen riesgo para la salud.

  1. Pasta, arroz y legumbres

Este tipo de alimentos pueden seguir comiéndose después de la fecha indicada sin problema alguno, aunque, claro está, debe tratarse de productos no cocinados.

  1. Embutidos y quesos curados

Los quesos curados y los embutidos al vacío o en atmósferas modificadas han mostrado una mayor resistencia al deterioro, aunque no es recomendable en el caso del pavo y el jamón cocido

  1. Mermeladas y mantequillas

Estos productos son tan resistentes que incluso no es necesario que los guardes en la nevera si es que tu cocina mantiene una temperatura por debajo de los 25ºC.

  1. Sopas y salsas de sobre

Estos productos en sobres pueden ser consumidos tiempo después de su fecha de consumo indicada.

Emitimos estos consejos en caso de que encuentres alimentos en tu alacena o refrigerador que hayas pasado por alto, pero lo importante es siempre seguir las recomendaciones de instituciones de salud, así como del empaquetado o información nutrimental que contienen los productos.

Foto: Twitter / @hugobduarte