En redes sociales, se hizo viral el caso de un niño de 11 años de edad, quien llevaba encadenado más de dos años, por sus madrastras y su padre. Cabe destacar, la madre del menor murió, aproximadamente, hace dos años. De acuerdo con el usuario Manir Jega, el menor de edad fue encontrado en un cobertizo para animales, donde vivía en condiciones inhumanas.

El pequeño Jibril Aliyu fue maltratado por sus madrastras y su padre biológico, quien tenía conocimiento de los hechos y no hizo nada al respecto. El niño se tenía que alimentar de las sobras de comida e incluso de las heces de dos animales que convivían con él, hecho que irritó aún más a los internautas.

El menor de edad fue rescatado por un activista de los derechos humanos. En las imágenes se aprecia que el niño tenía problemas de desnutrición y que ni siquiera se podía sostener, debido a las condiciones deplorables en las que vivía.

Los hechos ocurrieron en Birnin Kebbi, ciudad ubicada al noroeste de Nigeria y conmocionaron a los internautas, quienes exigen justicia para el caso de Aliyu. De acuerdo con las declaraciones de su hermano mayor, la víctima sufría epilepsia y dijo que “sólo lo encadenaban” durante el día para que no se saliera. Agregó que el padre estaba muy endeudado por intentar pagar su tratamiento.

Las autoridades arrestaron al padre y a sus 2 esposas por el maltrato ocasionado al niño. Por su parte, el gobierno de Nigeria indicó que ningún tipo de maltrato hacia los niños será tolerado, razón por la que serán castigados los responsables.

Por otro lado, el pequeño rescatado fue trasladado al Centro Médico Federal Birnin Kebbi, donde está recibiendo tratamiento y rehabilitación.