La reapertura comercial trajo un respiro económico para casi todos los sectores económicos en Puebla, sin embargo los banquetes, fiestas y conciertos seguirán detenidos hasta que la situación de la pandemia del Covid-19 muestre una disminución en los contagios.

Ante esta situación las familias que dependen de estas industrias han tenido que buscar una nueva actividad para llevar el sustento a casa, tal es el caso de algunos integrantes del grupo musical denominado "La Coyota", que de abrir conciertos a grupos importantes del regional mexicano como Bronco, han tenido que incursionar en el negocio de las panaderías ante la cancelación de conciertos.

"A raíz de la crisis del Coronavirus, ya que nuestro principal oficio es la música, tenemos una banda que se llama La Coyota, se pararon los eventos por completo y decidimos invertirle a un producto que se pudiera mover mientras pasa está situación", explica “Roberto”, uno de los integrantes y fundadores de este grupo originario de Monterrey pero arraigado en Puebla desde hace casi cuatro años.

"Nosotros tenemos 3 años y medio aquí en Puebla, nos venimos porque éramos una banda muy solicitada, de hecho estuvimos en la Feria de Puebla (2019) con Bronco, con Los Recoditos, pero a partir de marzo se cancelaron todos los eventos y todos los lugares donde pudimos haber trabajado y empezamos con la cosquilla de hacer algo que pudiera sacarnos adelante durante la época del Coronavirus y se invirtió en esto de las panaderías", explica el integrante del grupo.

Él junto con su familia (esposa y tres hijos) decidieron invertir sus ahorros en lugar de gastarlos para sobrevivir durante la pandemia, por lo que ubicaron dos locales vacíos y los rentaron para poner dos panaderías en el municipio de Cuautlancingo, de donde pudieran recuperar la inversión y sacar dinero para subsistir los meses que duraría el parón por la pandemia.

"Le dimos chamba a un panadero y a tres de los músicos, así como a una señora ya que son dos locales y los horarios eran muy cansados y nos salimos a vender y estamos sobreviviendo a la situación que está tan difícil", sin embargo esta situación ha traído todo un cambio en la dinámica familiar pues todos han tenido que intervenir en los procesos de preparación, administración y venta del pan, algo que era desconocido para ellos antes de abril, cuando empezó la contingencia sanitaria.

 

Imposible pagar colegiaturas y nómina

El paro en el sector del espectáculo implicó que solamente pudiera pagarle tres semanas a sus 17 músicos desde que inició la pandemia en marzo, por lo que la mayoría de ellos decidió volver a Monterrey a la espera de que se reactiven los eventos.

A fin de solventar los nuevos gastos, el músico señaló que su familia también ha tenido que dejar de lado privilegios como la educación privada, por lo que para el siguiente curso escolar tendrán que buscar espacio, al menos por un año, en escuelas públicas o particulares con costos mucho más bajos de los que tenían hasta el momento.

"Yo tengo tres hijos, iban dos en prepa y uno en universidad, los teníamos estudiando en una escuela de paga y ahorita estamos buscando otra cosa más barata en lo que pasa esto. Ahorita lo que tratamos es sobrevivir y las metas y los planes cambiaron, la prioridad es hacer crecer la panadería ya que es un producto que la gente consume", explicó el integrante de "La Coyota".

Pero además del aprendizaje familiar su nuevo negocio le ha permitido ver la realidad de la gente, pues a su local llegan quienes apenas logran juntar para comprar un pan, por lo que en muchas ocasiones ha regalado su producto a aquellos que más lo necesitan, además de vender la pieza hasta en 3 pesos, que es muy por debajo de su competencia.

"Tenemos el pan muy barato, en tres pesos, porque vemos que la gente está muy amolada ya que un peso te lo pelean porque mucha gente está desempleada, ahorita es agarrarnos de esto y si es posible hacerlo crecer y en su momento que regrese la música pues regresar, pues ya teníamos un nombre", explica mientras sus compañeros de grupo y su esposa sacan el pan para la venta nocturna.

 

¿Y cuándo acabe la pandemia?

Aunque hasta ahora las autoridades no tienen una previsión de cuándo cese la pandemia, los expertos señalan que sus efectos podrían durar hasta uno o dos años, por ello para la banda "La Coyota" la música seguirá siendo su prioridad sin abandonar el negocio del pan cuando esto haya pasado, pues ahora se aprendió el trabajo que cuesta mantener un negocio de este tipo.

"Seguiremos con las panaderías ya que se invirtieron los ahorros (...) no sabemos cuánto dure esto y decimos invertir en algo y pues ese algo para que nos diera un ingreso para sacar los gastos fijos y la verdad es sacarle provecho porque sí se invirtió mucho. La idea principal de este negocio es volver a darle trabajo a los músicos porque ya no hubo cómo ayudarlos. No queremos volvernos ricos, pero sí sacarle provecho a lo que ya se invirtió y yo creo que esto puede crecer más", señaló.

Recordó que al principio del 2020 tenía agendados eventos para todo el año pero se cancelaron, sin embargo no piensa renunciar al grupo que fundó hace 7 años, pues antes de la contingencia ya tenía una banda solicitada y en Puebla había encontrado su lugar al ser una zona de muchos bailes.

"Tengo la ilusión y la esperanza que de aquí a enero podamos empezar a trabajar porque sí veo todo el año cerrado, antes veía que en un mes y luego que en tres meses, pero este año fue malo para todos y ya se va a acabar así y esperemos que en enero se acabe esto", expresó.

Foto: Maribel Morillón